Los datos del informe de consumo alimentario del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación confirman que los españoles siguen disminuyendo el volumen de su cesta de la compra, que ha caído hasta un 9 % hasta situarse en los 590 kilos/litros por año.

Así se desprende la última actualización de este informe con datos de octubre y que, por tanto, analiza las pautas de consumo de los hogares españoles desde noviembre de 2021 a octubre de 2022 en comparación con los doce meses anteriores.

La reducción en el gasto ha sido bastante menor este mismo periodo, pues la factura en la adquisición de comida y bebida para el hogar se ha quedado en 1.585,49 euros, lo que supone una caída sólo del 2,8 %; en cualquier caso es un cambio de tendencia puesto que en los meses anteriores ha subido el gasto por cabeza debido a la subida de precios.

El informe del Ministerio sitúa la subida del precio de la compra en octubre en un 6,9 %, un registro inferior al que marcaba en este mes el IPC alimentario que se situó por encima del 14 %.

Para todo el conjunto de país, el gasto en alimentos y bebidas ha sido de 73.574 millones de euros en un año, lo que supone una reducción del 2,5 %.

Por productos, las familias españolas han reducido la compra de todos los que componen este análisis, a excepción de dos categorías menores como la leche cruda o los vinos con IGP, que son los únicos que se salvan de estos particulares números rojos.

La demanda de carne ha caído, por ejemplo, un 12,4 % en un año y la congelada se ha reducido un 19,2 %.

En fresco, el pollo y el cerdo son las que mejor están aguantando el descenso, si bien se han apuntado retrocesos del 13,8 % y 10,0 % respectivamente.

El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación ha subrayado la "fuerte contracción" para el sector de la pesca, que ha caído casi un 15 % y que se acentúa en los productos frescos (-16,3 %).

El sector lácteo cae un 6,5 %, pues los hogares han reducido el consumo tanto de leche líquida (-5,8 %), como de derivados lácteos (-7,4 %).

También retroceden otros productos básicos como huevos (-8,9 %) y azúcar (-16,7 %), pan (-7,0 %) y (-2,2 %) a cierre de año móvil octubre de 2022.

Como caso paradigmático, el del aceite, con una caída del 8,5 % de la demanda y un incremento del precio medio del 36,4 %, lo que ha impulsado el crecimiento de la facturación oleícola en un 24,7 %.

Los productos frescos también pierden presencia en los hogares españoles, con contracción del volumen de hortalizas y patatas frescas (-13,9 %), así como de fruta fresca (-12,2 %).

En cuanto a las bebidas, ninguna mejora las cifras de hace 12 meses; han caído los vinos y derivados (-13,8 %), gaseosas y bebidas refrescantes (-6,3 %), así como para agua de bebida envasada (-2,8 %).