Kiosco La Opinión de A Coruña

La Opinión de A Coruña

Bruselas propone una ayuda de 1,2 millones para recolocar a los 303 despedidos de Alu Ibérica A Coruña

Recibirán servicios de asesoramiento, asistencia en la búsqueda de trabajo y adecuación entre la oferta y la demanda de empleos

Protesta de trabajadores de Alu Ibérica, esta semana. Casteleiro / Roller Agencia

La Comisión Europea propuso ayer comprometer una partida de 1,2 millones de euros para ayudar a recolocar a 303 trabajadores despedidos por el productor de aluminio Alu Ibérica en A Coruña, en respuesta a una petición de apoyo con fondos comunitarios planteada por el Gobierno español. El objetivo es costear medidas que les ayuden en la búsqueda de nuevos puestos de trabajo, por ejemplo con orientación y asesoramiento personalizados, formación profesional y adecuación entre la oferta y la demanda de empleo.

Precisamente el miércoles, el vicepresidente primero de la Xunta, Francisco Conde, se reunió con dos empresas que han hecho una oferta para dar “una segunda vida” a los terrenos de Alu Ibérica en A Coruña. Tras el encuentro, expresó que espera que esta nueva oportunidad “pueda abarcar a los extrabajadores”.

La factoría de Alu Ibérica fue con anterioridad propiedad de Alcoa, multinacional estadounidense que mantiene una fábrica en Cervo (Lugo). Después pasó a otras manos y la justicia intervino para evitar la descapitalización y garantizar la actividad, en un proceso que terminó en la liquidación.

De acuerdo con lo trasladado por Europa, la ayuda procederá del Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización para los Trabajadores Desplazados (FEAG), pero necesita aún el visto bueno formal en los próximos meses del Parlamento Europeo y de los Veintisiete para ser desembolsada. El coste total estimado de las medidas necesarias para devolver al mercado laboral a las personas despedidas es de 1,5 millones de euros, de los que Bruselas plantea que las arcas comunitarias asuman el 85%, es decir, 1,2 millones de euros; mientras que el 15% restante lo financiaría el Gobierno autonómico.

El Gobierno español solicitó el apoyo del FEAG para ayudar a recolocar a los despedidos tras la quiebra de Alu Ibérica, productor de aluminio primario a partir de mineral extraído que se vio abocado al cierre por el aumento de los precios de la energía y de las materias primas.

Los programas que pueden recibir estos apoyos deben ofrecer servicios de asesoramiento, asistencia en la búsqueda de empleo y adecuación entre la oferta y la demanda de empleo, así como una mejora de las capacidades y un reciclaje profesional adaptados. Los trabajadores también pueden recibir formación en las competencias clave y los conocimientos que necesitan para encontrar un nuevo empleo, incluidas capacidades informáticas básicas, operaciones y logística de almacenes y nuevas técnicas de soldadura, así como ayudas para obtener el reconocimiento formal de sus capacidades y de su experiencia laboral y de aprendizaje previa. Además, los participantes podrán beneficiarse de un incentivo de 200 euros al mes, durante seis meses, si se reincorporan rápidamente al mercado laboral.

Otro elemento que cubre las ayudas del FEAG financiación de la UE incluye una serie de ayudas, por ejemplo incentivos financieros para participar en actividades de búsqueda de empleo y formación o una contribución a los gastos de desplazamiento.

El comité de empresa considera la iniciativa “un avance”

El expresidente del comité de Alu Ibérica en A Coruña, Juan Carlos López Corbacho, calificó como “un avance” en relación a las demandas hechas desde la plantilla la propuesta de la Comisión Europea de comprometer una partida de 1,2 millones para ayudar a recolocar a los trabajadores despedidos por la empresa, en respuesta a una petición de apoyo planteada por el Gobierno central. “No es definitivo, falta que pase el filtro del parlamento”, señaló Corbacho que recordó que en noviembre del pasado año solicitaron formación para los extrabajadores.

Nuevas formaciones

“Para que fuese más fácil poder tener un empleo y que se vieran las posibilidades de nuevas industrias y nuevas formaciones, se está en eso”, señaló sobre la iniciativa ahora de Bruselas.

“Es un avance en el trámite de esa solicitud, falta que se confirme”, recalcó Con todo, consideró que se trata de una “ayuda importante en formación”.

Compartir el artículo

stats