Las familias con rentas medias dedican un tercio de sus ingresos al pago de impuestos

Las cargas se agravan según la comunidad: en Galicia, Madrid y Canarias la cuota autonómica del IRPF supone el 47% de la total, por el 51% de Cataluña, Baleares y Asturias 

Oficina de recaudación de impuestos.

Oficina de recaudación de impuestos. / 13fotos

A. Sala

Un tercio de los ingresos. Eso es lo que dedica una familia tipo (pareja con dos hijos y una renta mensual de 3.639,75 euros) a pagar impuestos, según un estudio elaborado por el servicio de estudios del Consejo General de Economistas de España. El análisis, titulado Factura fiscal de los hogares españoles, concluye que los diferentes perfiles de los hogares más representativos dedican entre el 31% y el 35% a satisfacer los distintos gravámenes, que van de los tributos directos como el IRPF a los indirectos, como el IVA o los que gravan los carburantes o el tabaco, así como el IBI o el tributo sobre la circulación, el que grava los seguros o la electricidad.

Es la primera edición de este estudio, en el que se afirma que el IRPF y el IVA, a los que se suma la Seguridad Social a cargo del trabajador, suponen el 85% de la factura fiscal de las familias. Según el director del Servicio de Estudios del Consejo General de Economistas de España y coordinador de este trabajo, Salvador Marín, “entre otras cuestiones, en este estudio podemos apreciar que los hogares —tanto de persona sola, como pareja sin hijos, con un hijo o con dos hijos— con tipos de IRPF que oscilan entre el 13,76% y el 17,23% pasan a tener una factura fiscal completa que aumenta hasta situarse entre el 31,71% y el 35,35%, lo que supone un incremento de los tipos iniciales del IRPF de más del doble». 

Las familias con rentas medias dedican un tercio de sus ingresos al pago de impuestos

Las familias con rentas medias dedican un tercio de sus ingresos al pago de impuestos / LOC

Los autores se han basado en la encuesta de condiciones de vida del Instituto Nacional de Estadística (INE) y la encuesta de presupuestos familiares. Para elaborar el estudio se han calculado por nivel de renta y por unidad de consumo y distribuido en función del número de miembros, sea una persona, dos o más y empleado datos de la Agencia Tributaria.

Si se toma como referencia una familia formada por una pareja con dos hijos con unas rentas mensuales de 3.639,75 euros, los impuestos que tendría que soportar serían de 1.153.42 euros (un 31,69%), con lo que su renta mensual disponible pasaría a ser de 2.486,33 euros. Esa suma es la que queda para pagar los gastos de alquiler de vivienda o hipoteca, luz, agua, gas, teléfono, comida, transportes, ropa, colegios…, destacaron los economistas. “¿Esa renta resultante, después de pagar impuestos, dará para atender a tantas necesidades?”, se preguntó Valentí Pich, presidente Consejo General de Economistas de España. Por su parte, Agustín Fernández, presidente del Registro de Economistas Asesores Fiscales, destacó que “la gran mayoría de ciudadanos no son conscientes de los impuestos que afrontamos durante el año”.

En este trabajo también se refleja que, en el ejercicio del poder normativo por parte de las autonomías, a través de una tarifa general, los mínimos o deducciones diferentes en la cuota provocan que el peso de la cuota autonómica sobre el total pagado por el IRPF varíe según los territorios. En un extremo están Cataluña, Baleares y Asturias, cuyas cuotas autonómicas representan más del 51% de la total, mientras que en el otro extremo están Galicia, Madrid y Canarias, en las que la cuota autonómica supone en torno al 47%. Esta distribución del porcentaje efectivo de participación de cada nivel de gobierno difiere a lo largo de la distribución de la renta, o dependiendo de las circunstancias personales y familiares del contribuyente.

Las familias con rentas medias dedican un tercio de sus ingresos al pago de impuestos

Las familias con rentas medias dedican un tercio de sus ingresos al pago de impuestos / LOC

Así, si tomamos como referencia la cuota total del IRPF, que los autores califican como tributo realmente progresivo, para un contribuyente soltero sin hijos y con la renta mediana nacional para todas las autonomías de régimen común, la diferencia en la cuota nominal entre comunidades puede ser considerable: 338 euros cuando tomamos la cuota máxima (3.435, en Cataluña) y la comparamos con la mínima (3.097, en Canarias). Tras la mínima de Canarias se sitúa Galicia.

Pero si se introdujera la paridad de poder adquisitivo (PPA), las diferencias entre comunidades aumentarían; las cuotas pagadas en las comunidades con mayor poder de compra, donde el precio de una cesta de consumo representativa es mayor, son menos gravosas que donde el nivel general de precios es menor. Así, la mayor diferencia llega a ser de 1.166 euros, si comparamos la cuota máxima pagada (Extremadura, 3.888 euros) con la menor (Madrid, 2.722 euros). Al tener en cuenta la paridad adquisitiva, se producen cambios en el orden de cuotas, destaca el estudio. En este caso Galicia se queda en la mitad de la tabla. 

El ‘día libre de impuestos’

Un día más tarde que el año pasado. En concreto, ayer, 26 de mayo fue la jornada en la que, de media, podemos afirmar que hemos liquidado nuestras cuentas pendientes con las administraciones por el pago de impuestos y cotizaciones sociales. 

Es lo que los economistas más liberales denominan el día libre de impuestos, que viene del inglés tax freedom day. El día se va retrasando a medida que los ingresos tributarios ganan peso en el conjunto de la economía, ya que en 2022 esta jornada fue el 21 de mayo. 

Aunque no es la forma más científica —los tributos no se pagan de forma homogénea por parte de todos los ciudadanos y la suma de toda la recaudación incluye a particulares y empresas— es la más ilustrativa para entender qué porción del conjunto de la riqueza de un país se comen los tributos.

Trasladando la presión fiscal prevista al calendario, si dedicáramos desde el 1 de enero toda nuestra renta al pago de tributos, aplicando ese cálculo, en 2024, tardaremos 147 días en quedar en paz con las arcas públicas, frente a los 146 del ejercicio pasado. Hay que tener en cuenta que 2024 ha sido bisiesto, con lo que hay un día más este año. 

Esta jornada simbólica nos da pistas sobre la porción que la recaudación de las administraciones se lleva de la renta de familias y empresas. Cuanto más se adentra en el ejercicio, mayor proporción supone la recaudación tributaria sobre el conjunto de la riqueza que genera el país. De hecho hay algunos think-tanks liberales que calculan que la fecha en España llega en el mes de junio y otros, incluso, en julio.

También resulta ilustrativo recurrir al calendario para determinar a partir de qué fecha se puede considerar que las administraciones han alcanzado el gasto previsto. Este año el día sería el 18 de junio y el que viene, también. El año pasado esta fecha se situó en el 22 de junio. 

Suscríbete para seguir leyendo