Estrella Galicia necesita su planta de Morás si quiere alcanzar el podio cervecero español

Con la fabrica de Agrela y la de Arteixo, está última a mitad de rendimiento, superará en producción a Damm y Heineken, y solo quedará por detrás de la líder Mahou-San Miguel

Recreación virtual de la futura fábrica de cerveza de Hijos de Rivera en el polígono de Morás, en Arteixo

Recreación virtual de la futura fábrica de cerveza de Hijos de Rivera en el polígono de Morás, en Arteixo / L. O.

Manolo Rodríguez

Manolo Rodríguez

En una entrevista la pasada semana en este periódico, el presidente ejecutivo de Corporación Hijos de Rivera, Ignacio Rivera, reconoció que, a medio plazo, veía a su empresa el doble de grande que en la actualidad. Las tres magnitudes más importantes del año pasado fueron 829 millones de euros de facturación; 107 de beneficios y 5,02 millones de hectolitros vendidos.

Una de las frases fetiche de Rivera es que no quiere que Estrella Galicia “sea la cerveza más vendida, sino la más querida”. Pero para duplicar la compañía, y de paso alcanzar el podio de las cerveceras españolas, va a tener que vender el doble que ahora. Y eso solo ocurrirá cuando la nueva planta de Morás entre en funcionamiento. Porque la de Agrela tiene el tope de 5 millones de hectolitros: el año pasado la estrujaron todo lo que pudieron y le sacaron 0,02 millones más. Hijos de Rivera no puede crecer más, porque no puede producir más. Por eso es vital que la nueva fábrica arranque cuanto antes.

Producción de cerveza en España el pasado año

Producción de cerveza en España el pasado año / L. O.

Mahou-San Miguel es la compañía con mayor cuota de producción en el país con 13,19 millones de hectolitros, seguida de Grupo Damm (10,84), Heineken (10,21) e Hijos de Rivera (5,04), según el Informe Socioeconómico del sector de la cerveza en España 2023, que se presentó ayer y que está elaborado por la patronal Cerveceros de España y el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación.

Ignacio Rivera: "Morás estará operativa al final del verano"

Iago López

Ignacio Rivera anunció también la pasada semana que prevé que la nueva planta de Arteixo empiece a producir “en el segundo trimestre”, es decir al final del periodo estival, cuando ya ha pasado la época más fuerte para la venta de cervezas.

En un primer momento, producirá este año unos 100 millones de litros e irá aumentando a lo largo de 2025. A pleno rendimiento tendrá una capacidad para sacar unos 1.000 millones de litros cada año. Solo con la mitad de ellos, más los que se extraiga de Agrela, superará a Damm y Heineken y se colocará muy cerca del líder, Mahou-San Miguel.

Este crecimiento de la firma coruñesa se produce en un contexto de bajada del consumo de cerveza a nivel nacional, pero de subida en Galicia durante el pasado ejercicio. La incertidumbre macroeconómica y el impacto de la inflación provocó una caída del 0,7% de las ventas globales, según el citado estudio.

Hay diferentes factores que explican este descenso, pero la más destacada es la desaparición progresiva de los establecimientos que sirven este producto: unos 3.200 bares cerraron el año pasado en Galicia, es decir, cada día echaron la persiana ocho. Ignacio Rivera también reconoció en la presentación de resultados que una parte muy importante, no dijo el porcentaje, del negocio de Estrella Galicia procedía de la venta en los bares.

Otra de las frases de la firma coruñesa es que son “la resistencia”. Y la comunidad gallega también es la resistencia. Fue la segunda, tras Canarias (4,7%), en la que más aumentó el consumo de cerveza (2,3%).

Suscríbete para seguir leyendo