La coruñesa Malasa acelera su expansión en EEUU de la mano de la vicepresidenta de Mercadona

Hortensia Herrero, esposa de Juan Roig, entra en el accionariado del grupo con el 30% | Uno de los dos hermanos fundadores abandona la firma y el otro alcanza el 70%

Nave de carpintería que Malasa tiene en Cerceda. |   // L. O.

Nave de carpintería que Malasa tiene en Cerceda. | // L. O.

Manolo Rodríguez

Manolo Rodríguez

Cambio accionarial de calado en una de las grandes empresas coruñesas. Malasa, el grupo internacional que nació hace tres décadas en una ferretería en Cambre —que aún conserva—, y que ahora vende en más de 90 países y se dedica al diseño, fabricación e instalación de mobiliario a medida, construye viviendas, realiza trabajos de ingeniería y rehabilitación y su última línea de negocio son casas prefabricadas de madera, ha dado entrada en su accionariado a la vicepresidenta de Mercadona y segunda máxima accionista de la cadena de supermercados.

La llegada de Hortensia Herrero, esposa de Juan Roig, supone una inyección de capital que servirá para que la compañía coruñesa fundada en 1992 se expanda en EEUU. En 2020 abrió en Querétaro (México) una fábrica de similares características a la que tiene en Cerceda con el objetivo de dar el gran salto al mercado estadounidense. Ya vende sus productos en este país, pero quiere realizar un desembarco a mayor escala. De ahí, que la llegada de Hortensia Herrero acelere su implantación en Norteamérica.

Malasa posee una plantilla que supera las 1.000 personas, tanto en España como en México, y factura más de 100 millones. Cuenta con seis fábricas en Cerceda, Cambre, Fene y México, y una decena de empresas. Sus instalaciones, tanto en Galicia como en México, superan los 80.000 metros cuadrados. Su gran crecimiento vino de la mano de Inditex. Entre sus clientes, además de las marcas de la textil coruñesa, están cadenas de moda como Levi’s, Tous, Adidas o Desigual o grupos hoteleros como Meliá, Barceló o Hilton. También ha hecho trabajos para Gadisa, Finsa, Vegalsa, Hijos de Rivera o Calvo. Sus muebles están presentes en las tiendas de Porcelanosa o en los establecimientos de El Corte Inglés. En total, desde 1992, ha ejecutado más de 45.000 proyectos. En 2022, últimos datos disponibles, facturó 135 millones y logró un beneficio de 4,3.

La llegada de la vicepresidenta de Mercadona, decimoquinta mayor fortuna de España, supone un significativo cambio en el accionariado. Hasta 2018, los dos accionistas eran los dos hermanos fundadores: Javier y Antonio Pérez Patiño. Ese año, dieron entrada al fondo madrileño GPF Capital con el 33% de las acciones. Cada hermano pasó a tener el 33%. La llegada del fondo supuso un impulso a la facturación, pese al freno de la pandemia de COVID.

Ahora, la compañía ha anunciado que el hermano mayor Antonio Pérez Patiño abandona la firma y también lo hace GPF y entra Hortensia Herrero, a través de su vehículo inversor Herrecha Inversiones, con el que controla el 30% de Mercadona, el mismo porcentaje que ha adquirido de Malasa. De esa forma, se convierte en la segunda accionista. El primero será Javier Pérez Patiño, con el 70%.

El grupo coruñés asegura que este relevo en el capital coincide con la salida del accionariado del mayor de los hermanos, Antonio, “que se dedicará a actividades ajenas a la empresa en una nueva faceta profesional”. Por su parte, GPF vende su paquete accionarial “tras seis años de relaciones comerciales muy fructíferas”.

Ante estos cambios, los dueños han mandado un mensaje de tranquilidad a sus trabajadores y a sus clientes. Por una parte, explican que “al frente de las operaciones y de las decisiones de Malasa se mantendrá Javier Pérez junto con la nueva generación de la familia, con lo que se realiza así el relevo que lleva gestándose en los últimos años”. Este ya llevaba el peso de la compañía desde hace un tiempo. Y, por otra, que para sus más de 1.000 empleados, ubicados entre España y México, y sus más de 90 clientes, el relevo de accionistas “no supondrá ningún cambio en la actividad, que continúa asentada igual que durante los últimos 30 años”.

Suscríbete para seguir leyendo