Que nuestro hijo comience a hablar tarde o que directamente no lo haga, es algo que preocupa a todas las madres y padres. Muchas veces no sabemos qué es lo normal para la edad o un problema serio. Lo importante es contar con el apoyo de la figura del logopeda, sea algo serio o una consulta.

Durante este artículo daremos claves para identificar problemas en el habla en nuestros hijos.

Qué implica tener un desarrollo normal del lenguaje

El término “normal” simplemente significa lo que la mayoría de los niños hacen dentro de un tiempo esperado. Ningún niño es un dato estadístico ni un promedio, cada uno de ellos tiene un ritmo.

La edad específica en que comienzan a hablar puede variar. En esto intervienen las particularidades individuales, las condiciones de educación, el plano psicológico y las características del lenguaje de las personas que rodean al niño.

Al igual que ocurre con otros hitos evolutivos: gatear, andar, leer... Cada niño lleva su ritmo.

Los expertos en logopedia utilizan el término de desarrollo típico.

Esto nos lleva a responder la pregunta más común, ¿Cuándo debemos ir al logopeda? Según la Unidad de Atención Temprana del Hospital Victoria Eugenia, aconsejan una visita al especialista si se observa que el desarrollo del lenguaje y de la comunicación no son normativos para su edad cronológica.

8 signos de alarma en el habla de nuestros hijos

Esta misma unidad de expertos, recomiendan a las madres y padres estar atentos a los siguientes signos:

  • No gesticular
  • No socializar
  • Retraso en la adquisición del lenguaje
  • No hablar como los demás
  • Dificultad de comprensión
  • Problemas para expresarse
  • Dificultad para producir o comprender el lenguaje
  • Dificultades en la fluidez y pronunciación

¿Cuándo debe hablar un niño?

Aunque, como hemos comentado, cada niño tiene su propio ritmo evolutivo, el neuropediatra Manuel Antonio Fernández nos da unas pequeñas pistas de carácter general para que los padres sepamos cuando debería empezar a hablar nuestro hijo:

  • Las primeras palabras de los niños son sencillas y de tipo bisílabos. Las puede empezar a pronunciar alrededor de los 9 meses, aunque no tengan conciencia de su significado.
  • La variedad va aumentando progresivamente y a partir de los 12 meses, los niños imitan sonidos y pronuncian 2-3 palabras de forma habitual.
  • Entre los 15 y los 18 meses, este proceso sigue evolucionando con gran velocidad y se amplía cada vez más el número de palabras.
  • Alrededor de los 2 años, los niños pronuncian entre 20 y 50 palabras con facilidad, combinan palabras y siguen órdenes de dos pasos.
  • A partir de los 3 años, se multiplica la complejidad del lenguaje y aparece claramente el uso del verbo, así como frases de entre tres y cinco palabras.