11 de mayo de 2019
11.05.2019
La Opinión de A Coruña

A CORUÑA

En busca de clientes perdidos

El candidato de Marea Atlántica visita a los placeros de Monte Alto, entre resignados ante la falta de ventas y ávidos de planes que puedan mejorarlas

10.05.2019 | 22:43
El candidato de Marea Atlántica saluda, ayer, a un placero del mercado de Monte Alto.

"Mucha suerte", le deseó una usuaria del mercado de Monte Alto al candidato de Marea Atlántica nada más entrar. A la par, otra mujer preguntaba a una periodista: "¿Y este quién es?". En el primer acto de campaña, Xulio Ferreiro decidió visitar uno de los puntos neurálgicos del barrio, que languidece en los últimos años según sus propios comerciantes. A la pregunta de cómo estaban, las contestaciones eran lánguidas: "Luchando", "resistiendo", "tirandillo", "peleando"... Pero no retiraban la sonrisas de sus caras y se mostraron amables y cercanos con el candidato, que fue parándose casi uno por uno para comentar el presente y futuro del mercado.

Poco después de entrar en la plaza, Ferreiro ya se embolsaba algo. No se sabe si un voto, pero sí un par de botellas de leche fresca gallega que le regalaban en una quesería. En otro le preguntaron „ansiosas por un sí„ por la continuidad del concejal Alberto Lema, que le acompañaba. Y es que el responsable de Empleo y Economía Social actuaba de anfitrión, llamando por su nombre a los comerciantes y explicándoles si llevaban mucho tiempo en el mercado o si eran recién llegados, como muchos que se presentaron al concurso de puestos vacíos de los últimos años. Valientes les llamaba el candidato de Marea Atlántica con admiración a los nuevos y ellos sonreían, avergonzados por el cumplido, y admitiendo que, por el momento, no se arrepentían de la decisión.

El alcaldable se mostraba cómo entre cacholas, quesos o bizcochos y, aún más, en una de las pescaderías donde dio lecciones de conocimiento de especies y de gallego a partes iguales. "Llevas una robaliza", comentó Ferreiro a la clienta, que le reprochó no saber de que hablaba: "Es una lubina". Como profesor paciente y divulgativo que dicen que fue en la Universidad, explicó a la vecina que era lo mismo, pero nombrándolo en gallego y, ante el mostrador, le enseñó otros ejemplos, como la caballa. La mujer, que se excusaba de su falta de conocimientos, acabó mostrándole su apoyo si cumplía su palabra de reformar la plaza central del barrio: "Por una vez en la vida confío en nuestro alcalde".

Pero en el mercado no se venden solamente productos frescos, sino que también hay pantalones, camisetas o complementos, todo tipo de ropa para mujer en una especie de sucursal de otra tienda ubicada en el exterior de la plaza desde hace quince años. La propietaria, María Xosé Ferreiro, se presentaba con su nombre completo bromeando por la coincidencia de apellidos a lo que el candidato contestaba a carcajadas: "¿Seremos curmáns?".

La representante de los placeros, la carnicera Mari Cruz Fernández Mato, se quejó de la falta de clientes aunque se mantiene positiva para el futuro cercano: "Llevo 26 años trabajando aquí: son ciclos". Y es que, durante el recorrido de media hora del alcalde, en el interior del mercado se contabilizaban, en número, más comerciantes que clientes. "Sabemos que es complicado, pero a ver si la gente se anima", explicaba, a la vez que despiezaba un pollo, la placera.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Elecciones en A Coruña

Domingo 26 de Mayo de 2019

Galicia, A Coruña, España