12 de mayo de 2019
12.05.2019

CULLEREDO

Los retos educativos de Culleredo

Mejorar la planificación ante la saturación de varios centros o reducir los tiempos de desplazamiento en bus para alumnos del rural, metas a negociar con la Xunta

12.05.2019 | 00:52
Familias del Isaac Díaz Pardo, ante la Delegación de la Xunta, el mes pasado.

Una mejor planificación, más información y con mayor antelación y menos tiempo de recorrido en los buses escolares. Estas son algunas de las mejoras que tendrá que gestionar con la Xunta el nuevo Gobierno local. Con aulas saturadas y centros, alguno inaugurado hace tres años, que ya no tiene capacidad para albergar a los alumnos adscritos, la comunidad escolar cullerdense, que realizó su última protesta contra la Xunta hace un mes, reclama al Gobierno gallego que, ante su negativa a ampliar instalaciones, mejore la organización del mapa educativo y la comunicación

El apoyo a las demandas de la comunidad escolar y la actitud cordial pero combativa con la Xunta ha marcado la política educativa del Gobierno de Culleredo en los últimos años. Tras conseguir que se construyeran nuevas instalaciones, la tendencia al alza del número de alumnos y la saturación de algunos centros, la duración de algunos trayectos en el bus escolar o la reclamación de las familias de una mejor planificación del mapa educativo marcarán la agenda de quien asuma el área en el nuevo Ejecutivo local.

Los últimos episodios destacados en el ámbito de la educación en el municipio fueron las protestas de padres de alumnos por el cierre de un aula de Infantil en el Isaac Díaz Pardo por parte de la Xunta, que concedió prioridad a abrir aulas en los centros que habían recibido más demanda durante el plazo de solicitud de matrícula, y por la insuficiente capacidad del instituto nuevo, el Rego de Trabe, inaugurado hace poco más de tres años, para acoger a todos los alumnos procedentes de los colegios adscritos al mismo. La comunidad escolar, apoyada por el Concello, demandaba mantener la línea dos en el Díaz Pardo y recordó que se habían convocado 50 plazas, por lo que reclamó que se habilitasen dos aulas ya que los matriculados fueron 26 niños, uno más que el máximo de escolares permitidos por aula. La Xunta apostó por el criterio que "perjudica al menor número de familias" y decidió atender a la demanda en el Sofía Casanova y el Vila de Rutis, pese a que no se ajustaba a su propia convocatoria de plazas. Familias de alumnos, la concejal de Educación y el alcalde se reunieron con responsables de la Xunta y protestaron ante la delegación en Monelos el mes pasado, pero no lograron su objetivo.

También la insuficiencia de espacio en las nuevas instalaciones del Rego de Trabe ha motivado reiteradas quejas entre la comunidad escolar cullerdense. El Gobierno gallego rechaza ampliar el centro y apuesta por reubicar a los alumnos adscritos que no quepan en el Blanco Amor. Para el próximo curso, realizará una reforma para habilitar dos nuevas aulas y garantizar la continuidad de los alumnos ya matriculados.

Reducir los tiempos de los escolares que se desplazan hasta sus centros educativos en autobús constituye otra de las metas. Tras demandar mejoras a la Xunta, realizó cambios para rebajar los trayectos más largos a 50 minutos, tiempo que familias y Concello consideran aún excesivo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Elecciones en A Coruña

Domingo 26 de Mayo de 2019

Galicia, A Coruña, España