25 de mayo de 2019
25.05.2019


A CORUÑA

Xulio Ferreiro reivindica su toma de tierra

El candidato de Marea defiende la "honestidad" de su proyecto desde el pasado y hacia el futuro y se ofrece a liderar un "bloque de progreso"

25.05.2019 | 00:17

Tranquilo no estaba. Mientras le sucedían el número 23, Carlos Ares, y sus concejalas de Gobierno, Silvia Cameán y María García, que ocupan los números 4 y 2 de la lista, el candidato de Marea Atlántica repasaba sus notas y miraba, con gesto serio, a su alrededor. El semicírculo de sillas formado en plena plaza de España estaba lleno y muchas personas escuchaban el mitin de pie, pero quizá Xulio Ferreiro pensaba en que era su último discurso de campaña y que el siguiente sería ya tras la decisión de los coruñeses de mañana. A las 20.38 horas tomaba un último sorbo de agua y arrancaba.

Durante media hora el alcalde de estos cuatro años, calmado e institucional, volvió a convertirse en aquel candidato novato e ilusionado de 2015 sacando toda la fuerza que le quedaba tras una exigente campaña. Los primeros compases los dedicaba a agradecer a los voluntarios y a su equipo su esfuerzo y a repasar, en grito emocionado, todos los barrios por los que pasó en quince días. "La gente honesta hace mejor campaña que los políticos profesionales", clamó ante el aplausos del auditorio al aire libre. "Nos faltaron horas para seguir contando lo que hicimos", remarcó.

La palabra "revancha" se repitió en su discurso, pero no para asumirla, sino todo lo contrario. "A mi no me mueve ni el odio ni el deprecio, a pesar de los palos en las ruedas. Me ofrezco a liderar un bloque de progreso", dijo, tendiendo la mano a PSOE y BNG, para los que tuvo reproches. A los nacionalistas, por no cumplir la ley de memoria histórica o no municipalizar servicios cuando gobernaron: "Nadie es garantía de lo que no hicieron". Y al PSOE, por estar "cuatro años masticando rencor" y no apoyar, dijo, políticas como las sociales: "A eso era a lo había que estar". Sobre el PP, insistió en la corrupción en sus filas e hizo alusión irónica a la denuncia por la que tuvo que declarar ayer la concejala Claudia Delso: "¡Me van a comparar a Claudiña con Bárcenas!".

Si hace cuatro años Marea Atlántica defendía que su candidatura estaba conformada por xente do común, Ferreiro voceó ayer que, tras cuatro años en María Pita y con los cuatro que, dice, les quedan "no nos robarán la honestidad y la dignidad". Siguen, dijo, "con la toma de tierra" y sin lujos: "No nos hacen falta los coches oficiales o los escoltas". La demostración de su fidelidad al proyecto inicial de la formación se demostró en los cuatro años de gobierno, subrayó. "Fuimos más rápidos o más lentos, mejor o peor, pero no nos desviamos de nuestras prioridades. No os fallamos en estos cuatro años y no lo haremos en los siguientes".

La pasión pasaba factura en su voz y, entre los sonoros aplausos, se escuchaba el tipo de ciudad que Ferreiro ansía, plasmado en numerosos calificativos, de los que destacaba: "Tolerante, feminista y limpia, por fuera pero también por dentro". "Decidimos entre modelo de ciudad y modelo de negocio", resumió. El último esfuerzo de cuerdas vocales se dirigía a dar el relevo: a nombrar candidatos a todos los simpatizantes. Mañana, recordaba, él no podrá pedir el voto, pero debe comenzar a funcionar, requirió, "el boca-oreja". "Adelante, porque vamos a ganar. Vamos a ser protagonistas otra vez", finalizó, apelando a revivir el sueño cumplido la noche del 24 de mayo.

El ambiente de emoción, con alguna lágrima y beso apasionado, solo estuvo empañado, aunque contrarrestado por aplausos atronadores, por la protesta de los okupas de la Insumisa que, a pocos metros y bajo la atenta mirada de varios policías locales, portaron caretas de los ediles, corearon en contra de Marea y tocaron panderetas para interrumpir el acto.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Elecciones en A Coruña

Domingo 26 de Mayo de 2019

Galicia, A Coruña, España