27 de mayo de 2019
27.05.2019
EN DIRECTO
Champions League:   Slavia de Praga - Barcelona  | Lille - Valencia

Resultados Elecciones Municipales 2019 en A Coruña | A los socialistas les toca gobernar

El PSOE devuelve el 'sorpasso' a Marea, a la que arrebata la Alcaldía pero a la que necesita para investir a Inés Rey || El PP gana por 399 votos y Mato liderará la oposición

27.05.2019 | 03:29
Resultados Elecciones Municipales 2019 en A Coruña | A los socialistas les toca gobernar

"En el PSOE queremos gobernar en la ciudad, después de ocho años, nos toca". Y les tocó. La frase premonitoria era de un rival en las primarias de Inés Rey, una abogada de 36 años que puede convertirse en la primera regidora de la democracia de A Coruña exactamente a la misma edad que inició su larga Alcaldía Francisco Vázquez. Con diferencias. Vázquez ganó a caballo del coruñesismo y Rey sobre la ola del sanchismo. Vázquez consiguió una mayoría absoluta incontestable, Rey llegó a la foto finish a medio cuerpo del Partido Popular y está lejos de los concejales necesarios para no depender de nadie.

En realidad, la fotografía de la noche electoral es muy similar a la de hace cuatro años, con cambio en los roles protagonistas y tres puntos más de participación (un 62,75% del censo). Si en el año 2015, llegaban a la meta juntos PP y Marea con diez concejales cada uno y solo 28 votantes de diferencia, ayer fueron los populares y los socialistas los que estuvieron dándose el relevo en la primera posición durante las horas del recuento. El PSOE estuvo a 1.085 papeletas de alcanzar el décimo concejal a costa del único logrado por Ciudadanos.

Con el 100% escrutado, populares y socialistas consiguieron dar la razón a las encuestas y se reparten un 30% de apoyos y nueve concejales cada uno. Si el PSOE tenía seis ediles hace cuatro años (18,34%), ahora es Marea Atlántica (20,23%) la que se queda con ese número de representantes. El BNG suma un edil y dos mil votos y Ciudadanos añade una quinta voz a los plenos con la entrada de la periodista Mónica Martínez como nueva edil.

Con el PSOE como líder de la mayoría de izquierdas al ganar 15.675 votos, las incógnitas que se abren ahora son, si la victoria conseguirá coser a una agrupación llena de recelosas familias que apenas se hilvanaron para concurrir a las municipales y, sobre todo, cómo conseguirá Inés Rey ser alcaldesa: si llegará a algún pacto para cogobernar con una mayoría suficiente de izquierdas, si hará algún tipo de acuerdo de investidura, o si intentará llevar las riendas de María Pita en solitario con pactos puntuales, opción esta última que ha marcado a fuego el convulso mandato que queda atrás y la relación del PSOE con una Marea Atlántica con la que poca más opción le queda que entenderse.

Queda atrás el mandato y queda atrás Marea Atlántica, que derrotada sin paliativos no renueva la confianza depositada por los coruñeses hace cuatro años y pierde 11.552 votantes. Así, se deja cuatro concejales, pasa de diez a seis, y se queda como tercera fuerza, un desmoronamiento que les deja ante un futuro quizás de oposición y seguro de recomposición. Ante sí, la posible marcha de Xulio Ferreiro, que ya había anunciado qu eno seguiría más de dos ciclos por lo que, con 2023 en el horizonte, podría dar el relevo en breve.

El PP gana por la mínima y, sobre las expectativas nefastas de las que partía, Beatriz Mato puede decir que sale viva del alud que sepultó a los populares en las generales. Incluso sube 1.092 votos. Sin embargo, la victoria sobre los socialistas por apenas 399 papeletas de las 124.000 emitidas no deja de ser un empate técnico y el PP añade un concejal perdido a los cuatro ediles que se dejó en 2015. Con ello, además, el presidente autonómico, Alberto Núñez Feijóo, suma una exconselleira más en la oposición de una ciudad. Tras la noche de ayer pueden ser hasta cinco en siete urbes, por lo que la apuesta por los titulares de su gobierno para reconquistar el voto urbano sigue fracasando, sin tampoco sacar réditos de las tensiones de la Xunta con los grandes ayuntamientos de distinto color al suyo.

El BNG consigue duplicar concejales, de uno a dos. Centraron su campaña en intentar capitalizar el descontento de los votantes de la Marea y lo consiguieron solo en parte. Lograron 2.143 apoyos más para mantenerse como cuarta fuerza por delante de Ciudadanos. Francisco Jorquera y Avia Veira serán sus ediles, con un 7,16% de los votos emitidos. Los nacionalistas frenan al fin los varapalos electorales acumulados tras el bipartito con el PSOE de Javier Losada en 2011.

Tras quedarse a las puertas en la anterior convocatoria, Ciudadanos entra en la Corporación municipal coruñesa. Aunque la proyección de las generales le daban cuatro ediles y las encuestas los mantuvieron en dos durante la campaña, al final será Mónica Martínez la única concejal de la formación naranja en la ciudad, tras recabar el apoyo de 7.245 vecinos.

Se queda fuera Vox, al que también la proyección de los resultados de las generales en la ciudad le daba dos concejales. Solo reunieron 2.655 votos de la derecha y se quedaron por debajo de Alternativa dos Veciños, que presentó al exsocialista Pedro Armas como candidato. El alcalde oleirense, Ángel García Seoane, vuelve a fallar en su segundo intento con 2.916 apoyos.

EL PSOE CONQUISTA LAS URBES, CAEN LAS MAREAS Y EL PP NO TOCA EL PODER

El 26 de mayo es una fecha histórica para el Partido Socialista de Galicia. Tras los nefastos resultados de hace cuatro años, los socialistas están a un paso de recuperar todo el poder de las grandes ciudades, a excepción de Pontevedra, que es el coto privado del nacionalista Miguel Anxo Fernández Lores. Además de A Coruña, Santiago de Compostela, Lugo, Ferrol e incluso Ourense estrenarán, si fructifica la política de pactos alcaldes socialistas.

Al margen de la esperada y apabullante victoria de Abel Caballero, la noche electoral de ayer significa un nuevo cambio de ciclo en la política municipal, el tercer giro en tres elecciones consecutivas, tras el vendaval popular de 2011 y la irrupción de las mareas a costa del PSOE en 2015.

Los grandes derrotados de esta batalla en las urnas se sitúan en los extremos: por un lado los "alcaldes del cambio". Y el segundo gran perdedor, sin duda, es el Partido Popular. La formación que preside Alberto Núñez Feijóo no solo ha fracasado en su intento de recobrar alguna alcaldía, sino que los electores los ha castigado de forma general con menos votos y, por tanto, menos concejales. El golpe que recibe en el caso de Vigo es brutal: el PP ha pasado de 13 concejales hace ocho años a solo cuatro, un hundimiento sin paliativos que lo convierte en un partido marginal con cuatro concejales, frente a un Abel Caballero que ha conseguido empatizar de tal manera con los vigueses, que estos le han firmado un cheque en blanco.

El éxito del PSdeG es incontestable, su segundo gran triunfo en apenas un mes. Porque en las elecciones generales del 28 de abril ya firmó un récord al convertirse en la formación más votada, concentrando el 32% de los votos y acabando con la hegemonía del Partido Popular.

La severa derrota de los populares le priva del poder urbano de toda la comunidad „es decir, pierde el control real sobre un millón de habitantes„ y acrecienta sus dudas sobre el devenir más inmediato, con una cita con las urnas den 2020 sobre la que aún sobrevuela la incógnita de si repetirá Alberto Núñez Feijoo como candidato. El futuro a corto plazo del PP pinta mal, un paisaje que se convierte, en cambio, en radiante para Gonzalo Caballero, el secretario xeral del PSdeG, que se encuentra con todo el viento de cola soplando en dirección a San Caetano.

En las grandes ciudades de la provincia de A Coruña, el viaje por el poder de Xulio Ferreiro, Martiño Noriega y Jorge Suárez, ha durado solo cuatro años. Aunque la Marea Atlántica fue la que menos capital se dejó, en las tres urbes han quedado relegadas a pesar de que los ciudadanos sigan apostando por fuerzas de izquierdas. En todas está en el aire el papel que les tocará jugar.

En Pontevedra, Fernández Lores seguirá gobernando con comodidad „con el respaldo del PSOE„ pero su invulnerabilidad se ha resquebrajado. La mayoría absoluta que se daba por segura no se ha producido y el PP da un salto cualitativo, insuficiente para la Alcaldía pero sí al menos para insuflarle esperanzas sobre un futuro cambio. Ourense es el paradigma del absoluto caos. El PP de Jesús Vázquez sale trasquilado, el PSOE crece y se sitúa primero, Democracia Ourensana pierde fuelle y C's „liderado por un exlugarteniente de Vázquez„ entra con fuerza. La cuestión es quién va a gobernar. Cualquiera de los tres candidatos podrían ser alcaldes. Y si entra en la ecuación la Presidencia de la Diputación, el escenario sería todavía más incierto. Lo que sí están garantizadas son las fuertes emociones.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Elecciones en A Coruña

Domingo 26 de Mayo de 2019

Galicia, A Coruña, España