20 de junio de 2014
20.06.2014

Carlos Díez de la Lastra, Director General de Les Roches Marbella, afirma que Dirigir un hotel es como dirigir una orquesta

Les Roches es sin duda una de las escuelas de formación de directivos hoteleros más renombradas de toda España. ¿En qué pilares se sustenta este prestigio?

21.06.2014 | 01:11
Una imagen del centro de formación Les Roches Marbella

Es cierto que un estudio de TNS nos ha calificado, por segunda vez consecutiva, como la Universidad más prestigiosa de España en la formación de estudiantes en la gestión y administración hotelera para el desarrollo de una carrera internacional. Este reconocimiento es sumamente importante para nosotros ya que el estudio se ha llevado a cabo entre 152 directivos procedentes de 26 empresas del sector de hospitality (turismo, hotelería y restauración).

A mi juicio, los pilares que han permitido sustentar el prestigio de Les Roches Marbella se basan en aspectos como la búsqueda de la excelencia en la formación, la constante colaboración con las empresas de nuestro sector para facilitar la inserción laboral de nuestro alumnado o la apuesta por la cultura del emprendimiento. Con ello pretendemos anticiparnos a las necesidades que nuestro sector va a reclamar en la próxima generación de directivos de hotel.

¿Cómo es, en líneas generales, la formación que reciben los alumnos?

Cuando entramos en contacto con un futuro alumno o en el caso de los estudiantes de Grado con sus familias, nos gusta subrayar que contamos con la capacidad para combinar la tradición hotelera suiza con la eficacia del sistema educativo norteamericano en un entorno privilegiado como Marbella, lo que nos sitúa como una universidad de élite mundial ubicada en España. Los estudiantes viven con nosotros una experiencia educativa única que les permite estar continuamente solicitados en el sector.

Apostamos por ofrecer al alumnado una sólida formación teórico-práctica de carácter integral, incluyendo un extenso conjunto de conocimientos sobre el sector y lo que supone trabajar en el mismo a todos los niveles, así como el acceso a distintas herramientas de gestión, planificación y control.

Y a todo ello incorporamos el valor de la realización de prácticas constantes. Para ello hemos llegado a acuerdos de colaboración con distintas entidades hoteleras a escala nacional e internacional que cada semestre nos visitan para presentar sus empresas y entrevistar a los estudiantes para sus prácticas. Año tras año estas empresas contratan graduados de Les Roches Marbella. Por término medio, cada uno de nuestros estudiantes recibe tres ofertas de prácticas por semestre. Las prácticas de los estudiantes son gestionadas desde el Departamento de Desarrollo Profesional a través del Programa Internacional de Prácticas y se adaptan en función de la titulación a cursar. En todos los casos los alumnos que desarrollan las prácticas desempeñan las funciones propias de los profesionales, siempre bajo la monitorización de personal especializado de Les Roches Marbella.

¿Qué programas universitarios ofrece Les Roches Marbella para la próxima convocatoria?

Todos nuestros programas tienen inicios en julio/agosto y enero/febrero de cada año. No obstante, este año ofrecemos una convocatoria extraordinaria correspondiente a octubre 2014 de nuestra oferta académica de Grado y Posgrado, impartida íntegramente en inglés, con sus respectivos Título Universitario en Administración Hotelera Internacional -BBA- y Posgrado Intensivo en Dirección Hotelera Internacional.

El Título Universitario en Administración Hotelera Internacional (BBA in International Hotel Management), consta de cuatro opciones de especialización: Dirección Estratégica de los Recursos Humanos, Gestión de Eventos, Gestión de Hoteles Resorts o Emprendedores y Gestores de Pymes. Tiene una duración de tres años y nueve meses (2 periodos de prácticas de 6-9 meses en España o en el extranjero y 5 semestres académicos) y ofrece flexibilidad de pago en dos cuotas (septiembre 2014 y enero 2015). El BBA constituye la mejor opción para estudiantes que hayan completado la educación secundaria superior y quieran acceder a puestos ejecutivos en empresas hoteleras y turísticas a nivel mundial y comenzar una carrera de éxito en la industria hotelera, o incluso iniciarse en el mundo empresarial en general. Para acceder a él los alumnos deberán haber completado la educación superior (2° Bachillerato LOGSE, 2° Grado de FP, IB, A Levels, Abitur, Baccaulareate o High School Diploma) o equivalente. Más información en: http://www.lesroches.es/es/programas/programas-de-grado/titulo-universitario-administracion-hotelera-internacional-bba/octubre-2014

El Posgrado Intensivo en Dirección Hotelera Internacional, incluido en el Programa Intensivo de Posgrado de Les Roches Marbella, tiene una duración de un año (dividido en un semestre académico y uno de prácticas en España o en el extranjero) y ofrece flexibilidad de pago en dos cuotas (septiembre 2014 y enero 2015). Se dirige a Licenciados/Graduados o profesionales que cuenten con un mínimo de tres años de experiencia en la industria hotelera y turística y que deseen especializarse en la alta dirección hotelera para impulsar o reorientar su carrera profesional en la industria hotelera internacional. Más información en: http://www.lesroches.es/es/programas/programas-de-postgrado/postgrado-en-direccion-hotelera-internacional/octubre-2014

La convocatoria extraordinaria de Les Roches Marbella afronta los desafíos de un mercado cada vez más competitivo y exigente, dado que el sector hotelero resulta particularmente complejo al integrar numerosos y variados servicios especializados, lo que requiere un personal mejor cualificado a todos los niveles dentro de un segmento en constante crecimiento. Aunar la formación teórica con la práctica es imprescindible para conseguir profesionales de primer nivel en la alta dirección hotelera.

¿Qué virtudes, en su opinión, debe tener un buen director de hotel?

Dirigir un hotel es como dirigir una orquesta. Desde fuera puede parecer que no es tan difícil, dada la cualificación del personal que lo compone pero si se conoce el entorno es cuando se percibe la extrema dificultad de su labor. Un buen director de hotel debe conocer cómo funciona por dentro en la totalidad de sus departamentos, debe conocer a su personal para ayudarles a desarrollar todo su potencial, tiene que poseer una extraordinaria vocación de servicio y gustarle el contacto con el cliente.

Además, ha de estar al tanto de los últimos avances del sector, conocer y comprender el uso activo de las nuevas tecnologías y su aplicación al entorno de trabajo. Por supuesto, debe ser una persona multilingüe, con flexibilidad para desarrollar su actividad en distintos entornos y circunstancias. Y, a todo ello, añadiría que ha de tener unos sólidos principios éticos.

En definitiva, si se pudiera trazar el retrato robot del profesional de la alta dirección hotelera aludiría a una persona con dominio de idiomas para afrontar una realidad global y multilingüe; con experiencia acumulada y demostrada en establecimientos hoteleros internacionales de referencia; con un sólido conocimiento de las tendencias del sector; con desarrollo de competencias en gestión del personal; y con capacidad para ejercer habilidades directivas y liderazgo, con un notable peso específico en todo lo que tiene que ver con los procesos de comunicación verbal y no verbal y los procedimientos de inteligencia emocional.


¿Cómo ha evolucionado el ámbito hotelero en los últimos años en relación a las nuevas tecnologías y la diversificación de la oferta? ¿A qué nuevos retos se enfrentará el sector en el futuro y cómo puede encararlos?

El impacto que las nuevas tecnologías tienen sobre nuestro sector es enormemente significativo. Su incidencia se da a todos los niveles: en la alta dirección, en el personal que trabaja en los hoteles, en los agentes intermediadores y, por supuesto, en el cliente final. Todo ello marca un escenario radicalmente diferente del que había apenas hace una década, lo que no quiere decir que haya que perder una serie de valores tradicionales como la calidad en la atención al cliente o el esfuerzo por mejorar día a día. Las nuevas tecnologías son una herramienta adicional que hemos de poner al servicio de nuestra labor profesional, tanto desde un punto de vista estratégico como en el día a día.

Cuando aludimos a los retos de futuro quisiera subrayar algo que no por evidente es menos relevante. Nuestra industria es marcadamente global, tanto por parte de los demandantes como de los oferentes. Y a escala global sabemos de la necesidad de apostar por valores como pueden ser la calidad, la flexibilidad y la movilidad, que capaciten para emprender nuevos proyectos y para asimilar y gestionar de manera inteligente todo el conjunto de posibilidades productivas que ofrecen al sector turístico las nuevas tecnologías de la información y las comunicaciones.


¿Cuentan los hoteles de España con un personal suficientemente cualificado? ¿Habría que implementar planes de formación para actualizar los conocimientos de las plantillas?

Algunos estudios de prestigiosas entidades del país han publicado en los últimos meses conclusiones que resultan sumamente significativas. Estos análisis coinciden en señalar, siempre hablando en términos generales, que carecemos de profesionales suficientemente formados en aspectos como dominio de idiomas y en conocimiento, comprensión y puesta en marcha de técnicas avanzadas de gestión y dirección. Tampoco contamos con el número suficiente de profesionales con capacidad para afrontar, en puestos de máxima responsabilidad, desafíos competitivos críticos para nuestro sector como pueden ser la innovación, la integración horizontal y vertical y la gestión diferencial de la gama de productos y experiencias turísticas.

De todo ello cabe deducir que el mercado nos está pidiendo profesionales de la alta dirección hotelera que se encuentren en condiciones de optimizar el esfuerzo en ajuste de precios que se ha venido produciendo a lo largo de estos últimos años. Nos está demandando profesionales con cualificación para aportar una visión que facilite una reducción en la sobreoferta de desigual calidad. Y también nos está exigiendo profesionales con capacidad para estimular la renovación y las alianzas estratégicas y apostar por un conjunto de estrategias de marketing cuyo foco se encuentre en el cliente final y en los nuevos hábitos de consumo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook