Si echásemos la vista atrás, nos sorprendería comprobar el impacto que la salubridad y la higiene han tenido en el desarrollo de la civilización a lo largo de la historia. Un pilar básico del progreso cuya importancia se ha puesto especialmente de relieve en el marco de la crisis de la Covid-19

La limpieza ha sido y sigue siendo clave a la hora de plantar cara a la pandemia, acelerando el desarrollo de cambios ya latentes en el sector.

“Toda la cadena de valor de la industria de productos de limpieza, con fabricantes y distribuidores a la cabeza, están orientando toda su I+D+i a la incorporación y mejora de productos más eficientes”, explican en esta línea desde el grupo gallego Darlim, líder del sector, donde completan: “El progreso tecnológico y el descubrimiento de nuevos compuestos apoyan productos con mejores resultados, más respetuosos con el medio y más seguros”. 

Progreso tecnológico y nuevos compuestos marcan las bases de un sector cada vez más eficiente

Limpieza 4.0.

Así es: la revolución 4.0 que ha vivido la industria gracias a la incorporación de tecnologías inteligentes también tiene su reflejo en los productos de limpieza, con grandes avances en campos como el software de gestión de instalaciones o la robótica, que crece de forma exponencial en el mundo de la limpieza, con nuevos equipos para distintas funciones como fregadoras o limpiacristales. 

“Ya existen equipos en funcionamiento que son enormemente efectivos y seguros, si bien es un campo que no deja de avanzar y en el que quedan todavía por afinar algunas atribuciones. Sería algo similar a lo que ocurre en automoción”, desarrollan desde Darlim, donde subrayan la importancia de diferenciar entre robots de limpieza y maquinaria automatizada de limpieza. 

Por un lado, los robots son equipos totalmente autónomos: “Salen de su base de carga, realizan sus tareas de fregado y aspirado, incluso se relacionan domoticamente con las instalaciones (abren ascensores y puertas) y, una vez terminan, vuelven a su base, vacían depósitos y se ponen en posición de recarga de energía”. 

La limpieza, cada vez más digital, sostenible y segura

La limpieza, cada vez más digital, sostenible y segura Cedida

Por el otro, cuando se hace referencia a maquinaria automatizada, de lo que se está hablando es, sencillamente, de equipos que funcionan manualmente, pero a los que se puede programar para que hagan pasadas automáticas. 

Otra tendencia a destacar en el marco de la limpieza 4.0. son los avances en software de gestión de instalaciones, programas que integran los dispensadores de celulosa, productos químicos de limpieza o de lavandería con sistemas de control de consumo para conseguir un mayor control y precisión sobre los consumos, economizando productos, energía, agua y tiempos de actuación.

“Por ejemplo, se pierden muchos minutos muertos en revisar si un dispensador tiene toallitas suficientes o una jabonera está cargada, con la mala fortuna de que, cuando un cliente de un establecimiento público accede al baño, no hay toallas o jabón y la experiencia-cliente se deteriora”, explican desde Darlim para apuntar a este tipo de tecnologías como solución: “Si podemos conocer el grado de uso de un dispensador, solo tendremos que acceder a la revisión de recargas cuando realmente es preciso”.

El sector se suma a la revolución verde como apuesta de futuro 

La sostenibilidad es otra de las tendencias transversales y prioritarias en todos los sectores de la sociedad, que, por supuesto, también apela al mundo de la limpieza. 

“Sin duda, esta es una de las variables que día a día cobran mayor importancia”, responden desde Darlim, donde son testigos de cómo cada vez más empresas integran en sus planes de limpieza la utilización de productos ecológicos: “Sus protocolos están diseñados priorizando el respeto al medio ambiente”. 

Una demanda que llega desde sus propios clientes y es que la población es cada vez más consciente de la importancia de la protección del medio ambiente y, consecuentemente, selecciona productos o empresas que apuesten por la sostenibilidad.  

En este sentido y según concretan desde Darlim, los avances en limpieza más notables vienen del lado de los productos químicos:“No solo hay una evolución hacía componentes que sean de origen natural, también es importante que sus concentraciones sean eficientes al máximo, de forma que se consuma lo menos posible tanto de producto como de recursos, agua o energía”, apuntalan desde el grupo gallego. 

Así, hay tres aspectos a tener en cuenta: los principios activos o ingredientes que contiene, en el que los profesionales del sector apuestan por productos que contienen principios activos naturales; la racionalización del uso, tanto del propio producto, con concentrados más eficientes, como del agua, a través de dosificadores; y la gestión del envase, con alternativas de origen reciclado, elaboradas a partir de materiales aptos para reciclar u otras como los nuevos packs en cartón.