Una década después — año arriba, año abajo— del primer degüelle en Rías Baixas, los espumosos de albariño continúan en auge, creciendo en número y calidad, con cada vez más bodegas de la Denominación de Origen implicadas. 

Elaboraciones que presumen de tipicidad y frescura, con una gran personalidad varietal y con la uva albariño presente en todo momento a su paso por nariz y boca, a la que se suman notas de segunda fermentación en botella, con toques herbáceos mezclados con flores y fruta; y donde, en vinos ya más maduros, podemos apreciar también aromas a pan tostado o bollería. 

La experiencia, la formación y la investigación han sido nuestros aliados en los últimos años, durante los que hemos ido perfeccionando nuestros conocimientos del método tradicional champenoise para seguir sacando partido a todo el potencial de la albariño. 

Su acidez natural y su frescura presentan ya una ventaja de base para los espumosos, convirtiéndola en una variedad excelente para su elaboración. 

Es verdad que aún queda camino por recorrer, como dan cuenta las mejoras necesarias en infraestructuras de almacenaje y conservación en origen, que nos permitirían dejar descansar las elaboraciones en botella durante más tiempo; así como en comunicación: se sigue denominando a nuestros espumosos cavas o champagnes, cuando no son ni una cosa ni la otra. 

Pero igualmente innegable es la capacidad de la uva albariño para sorprendernos en copa con una de sus versiones más originales. Vinos de gran valor añadido que las bodegas quieren en sus portfolios de productos como elemento diferenciador y de diversificación; y que los consumidores buscan con gusto. Varietales y al tiempo chispeantes, encajan con lo que muchos buscamos actualmente en el sector: propuestas auténticas, de calidad, basadas en el origen… pero que al tiempo son también diferentes, que nos sorprenden y divierten.  

Pese a lo que podamos creer, no son vinos de postre. Al contrario, la reducida cantidad de azúcar presente en nuestros espumosos, casi todos ellos Brut o Brut Nature, los vuelve perfectos para ser maridados con aperitivos y primeros platos, acompañando a la perfección pescados y mariscos criados en las mismas rías que bañan las cepas de las que nacen nuestras uvas. 

Tenemos el vino, el paisaje y la gastronomía… Así que: ¿Por qué no? Esta Navidad, brindemos con burbujas de nuestra tierra elaboradas con mimo, cariño y buen hacer. No se me ocurre mejor forma de abrir boca para estas fechas de disfrute con amigos y familia ¡Felices fiestas a todos! 

*El enólogo Jorge Hervella asesora actualmente a más de una decena de bodegas, es uno de los pioneros de la elaboración de espumosos en la D.O. Rías Baixas y ha firmado en varias ocasiones el Mejor Blanco en la Cata de los Vinos de Galicia.