El juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón toma hoy declaración en su juzgado al marroquí Said Rehou, entregado ayer por las autoridades francesas por su presunta relación con el terrorismo islamista, concretamente con la denominada operación Nova, según precisaron fuentes jurídicas a Europa Presss.

La Audiencia Nacional le reclama por un delito de terrorismo. Según una nota defundida por el Ministerio del Interior, Rehou reunía en su casa de Madrid a radicales islamistas para ver vídeos de la yihad, figurando entre los asistentes algunos de los implicados en los atentados de Madrid del 11 de marzo de 2004 y de Casablanca de mayo de 2003.

Agentes de la Policía Nacional, adscritos a la Unidad de Cooperación Policial Internacional de la Comisaría General de Policía Judicial, trasladaron ayer desde Francia a Said Rehou. El traslado se ha efectuado en virtud de una reclamación del Juzgado Central de Instrucción número Cinco de la Audiencia Nacional, del que es titular el juez Garzón, por un delito de terrorismo. Este presunto terrorista fue trasladado ayer a la Audiencia Nacional donde el juez Garzón se limitó a comunicarle su procesamiento a la espera de la declaración de mañana. Said Rehou durmió anoche en prisión.

Según fuentes jurídicas, se le reclama por su vinculación a la célula islamista desarticulada en 2005 en el marco de la denominada operación Nova. El líder de este grupo, Mohamed Achraf, fue juzgado por pretender atentar contra la Audiencia Nacional con un camión cargado de explosivos así como por tramar otros objetivos contra diversos edificios o lugares públicos de la Comunidad de Madrid, informa Europa Press.