El vicesecretario nacional para Asuntos Territoriales del PP, Javier Arenas, elevó ayer el tono de las críticas al Gobierno al responsabilizar al presidente del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, del "irrespirable" clima político que vive España y le instó a que pare la estrategia de "perseguir" a la oposición. En declaraciones a Efe, el líder andaluz del PP ha avalado en estos términos el análisis ofrecido por Mariano Rajoy a propósito del supuesto espionaje a dirigentes de su partido, y ha apuntado como responsable del "irrespirable" clima político que vive el país al presidente del Gobierno.

"En los últimos tiempos se ha creado un clima político irrespirable que nada tiene que ver con el espíritu de la transición política y que nunca, nunca, se había producido ni en los gobiernos de Suárez, Calvo Sotelo, Felipe González o Aznar", advirtió.

Arenas exigió por ello a Rodríguez Zapatero que medite sobre lo que está pasando y "pare la estrategia que está utilizando para ocultar la crisis económica y el incremento espectacular del paro en España". En su opinión, "solamente en las dictaduras, en los regímenes no democráticos se persigue a la posición con policías y fiscales", aunque calificó de "insólito" que el Gobierno actúe "como portavoz" del fiscal general del Estado, en referencia a la vicepresidenta, María Teresa Fernández de la Vega.

Sobre las posibles pruebas relacionadas con el presunto espionaje, el vicesecretario popular ha vuelto a referirse a "otras posibles denuncias" ante las instituciones españolas y de la UE, una cuestión que el PP decidirá en los próximos días o semanas.

"Toda la documentación e información de la que disponemos se está analizando para presentar esas denuncias", destacó Arenas, que demandó un trato judicial y policial "igual para todos".

El líder andaluz solicitó, además, una "rápida" investigación en relación a las detenciones de dirigentes populares por el caso Palma Arena y que los responsables de esas actuaciones asuman responsabilidades políticas. "Lo sucedido dista mucho de lo que ocurre cuando detienen por corrupción a alcaldes socialistas, como el de Alcaucín (Málaga), que se despidió del Ayuntamiento saludando al tendido", criticó.

Por su parte, el ministro de Fomento, José Blanco, recomendó al presidente del PP, Mariano Rajoy, que "se relaje", "no cuestione el Estado de Derecho" y "no trate de desviar sus problemas acusando sin pruebas a los demás", en respuesta a las declaraciones de éste del pasado martes en las que acusaba al Gobierno de ser "responsable" de tratar "de manera diferente" a los militantes del PSOE y los del PP. El ministro acusó a Rajoy de "aplicar" el Estado de Derecho "según le conviene", en referencia a las acusaciones del presidente del PP en las que hacía al Ejecutivo "responsable" de los "inadmisibles" ataques de las instituciones a su partido.