Llamas se ha referido en conferencia de prensa en Bilbao a "la politización de las fiestas patronales" y a la prohibición de manifestaciones y de actos de apoyo a presos de ETA en municipios en fiestas.

Según ha dicho, la ciudadanía vasca "está hastiada y cansada de la obcecación del Gobierno vasco de prohibir un derecho fundamental como es el de manifestación y también de la obcecación de la izquierda abertzale de politizar las fiestas y generar confrontación".

A su juicio, se trata "de un toma y daca que existe entre el Gobierno central, el Gobierno vasco, la llamada izquierda abertzale y la Audiencia Nacional".

"Estamos -ha considerado- en un círculo vicioso que se repite una y otra vez ante la impotencia y el hartazgo de la ciudadanía".