La actuación judicial es firme en su empeño por evitar que las protestas abertzales de apoyo a los presos etarras protagonicen las fiestas de Euskadi y Navarra. A los seis actos prohibidos el jueves, se sumaron ayer la prohibición del juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco de la concentración de la izquierda radical abertzale convocada para hoy en San Sebastián y la de Baltasar Garzón, de la manifestación del próximo viernes en Bilbao. Además, el Ayuntamiento de Gernika suspendieron el pregón de fiestas que prohibió el juez Velasco.

Velasco prohibió la concentración prevista para hoy dedicada a los presos etarras para "prevenir un posible enaltecimiento terrorista con escarnio a sus víctimas". El juez, que accedió a la petición realizada en las últimas horas por la asociación Dignidad y Justicia, sostiene que esta nueva concentración, convocada por el Movimiento Pro Amnistía y la asociación de familiares de presos de ETA Etxerat, "supera los fines constitucionales" para enaltecer a los presos etarras.

Disturbios

Agentes de la Ertzaintza cargaron en la tarde de ayer contra algunas participantes de una concentración en San Sebastián a favor del acercamiento de los reclusos de la banda terrorista a cárceles del País Vasco y que había sido prohibida por el juez de la Audiencia Baltasar Garzón.

Cerca de 200 personas acudieron a las 20.00 a la convocatoria de la agrupación de familiares de presos de ETA Etxerat, que desoyó la prohibición del magistrado y decidió mantener la concentración. La marcha iba precedida por una pancarta con el lema en euskera Presos vascos y huidos, a casa.

Decenas de ertzainas armados han interceptado en el Boulevard a los manifestantes, que portaban carteles con fotos de presos etarras, y les han instado a disolver la manifestación.

Tras replegar la pancarta, algunos manifestantes continuaron su recorrido hacia la parte vieja, repleta de gente por las fiestas, entre aplausos y gritos de Euskal presoak etxera, momento en que empezó la carga policial.