La investigación de la trama de corrupción vinculada al PP conocida como caso Gürtel ha abierto una nueva vía a partir de documentos hallados en una caja de seguridad de un banco de Pontevedra.

La Policía habría encontrado, según la información publicada ayer por El País, indicios de facturación irregular por servicios prestados al PP en la caja ubicada en una sucursal pontevedresa a nombre del ex dirigente del PP gallego Pablo Crespo, imputado en la trama como administrador único de la empresa Special Events, señalada por el juez Baltasar Garzón.

Según el rotativo madrileño, en dicha caja se encontraron documentos de facturación de entre 1996 y 1999, cuando la empresa trabajaba casi en exclusiva organizando eventos del PP.

Estos documentos, según informa El País, incluyen varias hojas tituladas Resumen en B, Recibos y Relación de entregas sin recibo, que en suma acreditarían entregas por casi 600.000 euros que no estarían debidamente justificadas.

La investigación del caso Gürtel trata de aclarar si en esta caja de seguridad a nombre de Pablo Crespo había facturas falsas de sociedades implicadas.

Sigue la cruzada

Mientras tanto, la vicesecretaria de Organización del PP, Ana Mato, insistía ayer en acusar al Gobierno de utilizar "todos los instrumentos del Estado de Derecho" para llevar a cabo una "cruzada" contra el PP y sus dirigentes y denunció que además lo realiza "con total impunidad" y mientras el fiscal general del Estado, Cándido Conde Pumpido, "sigue con los brazos cruzados". El PP no descarta acudir a la UE para defender sus intereses.

En la sede del PP en Madrid, Mato aseguró que el Gobierno está realizando una "estrategia de persecución" contra los 'populares' para intentar tapar "la falta de confianza y pérdida" de votos que, según afirmó, está sufriendo Zapatero, el presidente del Gobierno.

"Son sorprendentes los métodos, y es sorprendente que el fiscal general continúe de brazos cruzados", enfatizó antes de explicar que la acción del PP se mantendrá "en la misma línea" seguida durante los últimos meses. "Seguiremos denunciando y pidiendo que el Gobierno rinda cuentas", argumentó.

En este sentido, celebró que la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, se ofreciera a dar explicaciones y recordó que para hacerlo "únicamente" tiene que pedir su comparecencia en el Congreso. Mato exigió que en esa comparecencia "aclare todas las actuaciones" del Ejecutivo, especialmente "una llamada al fiscal general para que recurriera una sentencia", en referencia al anuncio hecho por De la Vega desde Costa Rica de que la Fiscalía recurriría el archivo de la trama Gürtel en Valencia.

La dirigente popular aseguró que "todo el mundo" es consciente de esta "persecución" que está sufriendo el partido y aclaró que el PP "confía en la justicia" pero no en el Ejecutivo. "Los ciudadanos no se merecen un Gobierno dedicado a perseguir a la oposición", insistió antes de recordar los casos de Canarias o los detenidos en Baleares relacionados con el caso Palma Arena y que fueron trasladados "atados" a los tribunales.

Mato aseguró además que las escuchas ilegales a miembros del PP denunciadas por su secretaria general, María Dolores de Cospedal, ya fueron incluidas "de manera genérica" en una denuncia presentada ante los tribunales, aunque rechazó dar nombres de las personas que, según ellos, fueron espiadas.

La vicesecretaria de Organización popular también defendió la legalidad de las cuentas del partido, que calificó de "absolutamente claras", y recordó que su financiación es auditada anualmente por el Tribunal de Cuentas, "que nunca ha puesto ninguna objeción".