Por ello, Carod-Rovira, que estos días ejerce de presidente en funciones de la Generalitat, ha pedido hoy que "nadie se ponga nervioso" porque manifestarse es "legítimo", en relación a su voluntad de protestar en defensa del Estatut el próximo 11 de septiembre, previsiblemente antes de que se dicte la sentencia del Tribunal Constitucional.

Carod-Rovira ha hecho estas declaraciones hoy después de una visita al Puerto de Barcelona, y ha manifestado que, en su opinión, "siempre es mejor la prevención".

Por ello, ha insistido que los catalanes deben manifestarse para que el TC no cambie el Estatut, que ya se aprobó por referéndum.

Además, ha añadido que manifestarse después de una supuesta sentencia desfavorable -cuando "el daño ya esté hecho", ha dicho- sería "dar carta blanca" al Constitucional.

La idea de Carod-Rovira fue censurada ayer por dos partidos en la oposición, CiU y C's, además de por uno de los socios del gobierno tripartito, ICV-EUiA.

El presidente en funciones ha aclarado que "el gobierno catalán no se ha pronunciado sobre este tema, no hemos hablado", aunque ha anunciado su voluntad de que se discuta en la primera reunión formal del Govern tras las vacaciones, que tendrá lugar la próxima semana.

Sobre su visita al Puerto de Barcelona, el presidente en funciones ha destacado que esta infraestructura "es uno de los elementos básicos de la dinamización de la economía catalana".

Carod-Rovira ha recordado el aumento "claro y evidente" del número de cruceros en el puerto, así como del transporte de contenedores y de automóviles, lo que ha considerado que son "síntomas positivos y de recuperación".

No obstante, el presidente en funciones de la Generalitat ha advertido de que, para que en el futuro el puerto siga abriéndose al exterior, es necesaria "una mejor red ferroviaria de la que hay en estos momentos", haciendo referencia al corredor ferroviario mediterráneo, y para ello se ha de "presionar a las autoridades estatales y europeas".