"Si le tengo que citar, ya le citaré cuando crea". Así de rotundo se mostró el juez del caso Palma Arena, José Castro, preguntado por el ex presidente del Govern balear Jaume Matas, que se ofreció para declarar en la investigación. Castro ya tomó declaración a tres personas: los arquitectos Ignacio Antonio Saez y Antonio Marqués, y el constructor Jaime Navarro.

El magistrado investiga las presuntas irregularidades cometidas en torno a la construcción del velódromo palmesano, y que condujeron a su sobrecoste por el doble de lo presupuestado inicialmente: de 48 millones a más de 100. Se investigan, entre otros delitos, los de malversación, prevaricación y falsedad documental.

Cuestionado sobre si contempla en su agenda imputar al ex presidente Matas, después de que el abogado de éste presentara un escrito en el que el ex líder del PP balear se ofrece para declarar, el juez afirmó: "A mí no me pueden emplazar al señor Matas".

Castro se pronunció de este modo después de que los arquitectos Luis y Jaime García-Ruíz, quienes dirigieron los trabajos de construcción, afirmasen el viernes ante el juez, en calidad de imputados, que el ex jefe del Ejecutivo fue quien personalmente les instó a contactar con el ex director general de Deportes, Pepote Ballester, para que se incorporasen al proyecto. Sobre esta cuestión, también fue citada a declarar como imputada la ex jefa de Gabinete de Matas, Dulce Linares.

Se trata de una de las principales líneas de investigación del caso y que se centra en averiguar el motivo por el cual se le rescindió el contrato al arquitecto inicial del Palma Arena y quién ordenó contratar a ambos hermanos por nueve millones sin concurso público alguno.