La detención el miércoles de tres miembros del aparato militar de ETA encargados del apoyo logístico a los comandos permitió ayer a la policía francesa localizar un nuevo e importante zulo de la banda en el que se escondían armas y unos 500 kilos de explosivos. También fue encontrado un tercer zulo, aunque de menor relevancia, casi vacío.

Los etarras fueron detenidos en Le Corbier, en la región de Saboya, a primera hora del miércoles en el apartamento que compartían en un bloque de viviendas de la estación de esquí de Villarembert. Los agentes ya habían hallado el propio miércoles un primer zulo con armas y cien kilos de explosivos en Ferrières, en el departamento de los Altos Pirineos y a sólo 40 kilómetros de la frontera española.

Asimismo, en el apartamento que ocupaban los tres detenidos, la policía halló veinte tarteras de plástico con el circuito eléctrico ya instalado y a las que sólo faltaba colocar la sustancia explosiva para utilizarlas como bombas. También se encontraron 40 detonadores industriales y cuatro pistolas.

El importante zulo localizado ayer estaba situado en la localidad de Camplong, en el departamento mediterráneo de Hérault (región de Languedoc-Rousillon). En él había cinco bidones de explosivos, con una capacidad cada uno de cerca de doscientos litros, además de gran cantidad de componentes electrónicos, dos revólveres, dos cajas de mil cartuchos cada una, un silenciador, 83 detonadores, 450 metros de cordón detonante, diez kilos de nitrato amónico, nitrato de sodio, alcohol y acetona.

En cuanto al segundo zulo hallado ayer, fue localizado en la localidad de Camplong, en el departamento de Hérault, no lejos de Burdeos. En su interior los terroristas escondían material explosivo, además de componentes electrónicos, detonadores y algunas armas.

Según fuentes de la investigación antiterrorista, al frente del grupo de etarras detenidos estaba Aitzol Etxaburu, que habría tomado el relevo de Itziar Plaza -terrorista detenida a principios de julio- en la jefatura de la logística militar de la banda.

Etxaburu y los otros dos arrestados -Alberto Machain y Andoni Sarasola- tenían en su poder tres ordenadores portátiles en los que se centrarán parte de las pesquisas policiales para dar con los zulos de armas y explosivos en los que el grupo escondía el material con el que abastecía a los comandos.

Probablemente, la documentación de esos portátiles estuviese encriptada y todavía pase un tiempo hasta que se pueda conocer su contenido. Aún así, los investigadores ya confiaban el mismo miércoles en encontrar en los próximos días parte de la logística de ETA reconstruyendo los últimos movimientos del grupo arrestado.

Otro día en comisaría

Mientras, las autoridades policiales francesas prolongaron ayer durante 24 horas la detención de los tres detenidos, que permanecen en la comisaría de Lyon a la espera de que se ordene su traslado a París, donde pasarán a disposición judicial.

Fuentes policiales francesas recordaron a Efe que la situación de detención de los etarras puede prolongarse hasta las 96 horas después del arresto, el plazo máximo que pueden estar en manos de la policía antes de comparecer ante un juez.

Machain Beraza era buscado con gran intensidad por las fuerzas de seguridad desde los atentados de julio en Burgos y Palma de Mallorca, sobre todo, desde el día 31, cuando su imagen fue difundida por el ministerio del Interior junto a la de otros cinco presuntos miembros de la banda. Su rostro ya figuraba en otro pasquín distribuido en 2007 con otros cinco etarras ya detenidos.

La Ertzaintza retiró carteles, fotos y otros soportes con mensajes de apoyo a ETA en cuatro txosnas de Bilbao por ser una ofensa a las víctimas del terrorismo. Durante su intervención, 18 personas vinculadas a los responsables han sido imputadas por un delito de enaltecimiento del terrorismo, mientras que otras 14 han sido identificadas. Estas actuaciones de la Ertzaintza derivan de un mandato de la Audiencia Nacional en el que se pide la identificación de los responsables de las txosnas Kaskagorri y Txori Barrote, y por otro, de los autos judiciales recientes en los que se prohíbe exhibir carteles de apoyo a ETA. Los agentes acudieron a estas dos txosnas e identificaron a once personas. Luego, intervinieron de la misma forma en otras dos txosnas, Kobetamendi y Altxaporrue. / Agencias