El consejero de Interior del Gobierno Vasco, Rodolfo Ares, hizo ayer un llamamiento a los Ayuntamientos del País Vasco para que endurezcan los requisitos de apertura de txosnas (casetas festivas) en fiestas y no den permiso a aquellas que están para dar soporte social a ETA. Ares hizo ayer balance de la actuación de la Ertzaintza en las fiestas en el País Vasco este verano, marcada por la decisión de evitar actos de enaltecimiento del terrorismo, como manifestaciones o exhibición de carteles o fotografías de presos de ETA. Ares ha hecho un balance "muy positivo" de la actuación de la Ertzaintza pero ha dicho que necesita "el apoyo de todos". Así, ha pedido a los ayuntamientos que, "además de seguir trabajando en la retirada de todo tipo de soportes que enaltecen al terrorismo u ofenden la memoria de las víctimas, revisen los criterios de concesión de licencias para impedir la apertura de txosnas o establecimientos pertenecientes a comparsas o cuadrillas que todos sabemos que están creadas para dar soporte social a ETA".

Las palabras de Ares no gustaron al PNV, cuyo portavoz, Joseba Egibar, aseguró que han sido el ministro de Interior y el propio Ares, "y no la justicia", los que han decidido que la exhibición de una foto es una cuestión "delictiva".