La vicepresidenta económica, Elena Salgado, anunció ayer que, debido a la caída de ingresos, las comunidades tendrán que devolver al Estado 6.000 millones de euros correspondientes a los adelantos para las cuentas de 2008, pero auguró que el nuevo modelo de financiación aliviará esta situación, al proporcionar a los Gobiernos autonó- micos recursos adicionales. Salgado, que compareció en la Comisión de Economía y Hacienda del Congreso para explicar el nuevo sistema de financiación autonómica, agregó que para saldar ese déficit las comunidades tendrán cuatro años de moratoria.

A la hora de elaborar sus presupuestos cada año, las comunidades autónomas reciben del Estado un adelanto del reparto de ingresos recaudados por la Administración central, calculado en función de las previsiones de recaudación. Pero debido a la crisis y la caída de los ingresos fiscales, las comunidades recibieron en 2008 más dinero del que finalmente fue recaudado, y ahora deben devolver la diferencia. En el caso de Galicia, la deuda de 2008 es de 596 millones de euros, y para 2009 la Xunta estima que tendrá devolver otros 1.300.

Sobre el nuevo modelo de financiación, la también ministra de Economía y Hacienda cifró en 11.700 millones de euros los recursos adicionales que percibirán las comunidades para la puesta en marcha del sistema. Salgado volvió a descartar dar las cifras absolutas del mismo, es decir, la cantidad que recibirá cada autonomía, ya que, según dijo, dependen de la evolución de la economía, aunque estimó que los datos ofrecidos por algunos presidentes autonómicos son parecidos a las estimaciones del Gobierno.

Salgado aseguró que el nuevo modelo "cumple escrupulosamente" el Estatut de Cataluña, es mejor que el anterior y reduce las diferencias en la financiación per cápita hasta en un 25%. Ha anunciado que la reforma legal para poner en marcha el nuevo sistema se tramitará en el Congreso "en las próximas semanas", una vez que lo apruebe el Consejo de Ministros. Culminado el trámite parlamentario, se convocarán las comisiones mixtas correspondientes para que se pueda aplicar la nueva financiación en los territorios.

El nuevo sistema prevé la cesión a las autonomías de la recaudación del 50% del IRPF y del IVA, así como del 58% de los impuestos especiales. Incorpora también tres fondos: el de Suficiencia global, que tiene como objeto garantizar la financiación de las competencias; el de Competitividad, para reforzar la equidad, y el de Cooperación para facilitar la convergencia interregional.

Durante la sesión, el portavoz de Economía del PP, Cristóbal Montoro, insistió en sus críticas a la gestión del Gobierno y aseguró que el modelo anterior permitía a cada comunidad calcular "sus consecuencias", algo que hace "imposible" la "opacidad y falta de transparencia del nuevo sistema". La ministra respondió que la preparación del anterior modelo, diseñado en 2001 por Montoro, "fue mucho menos transparente" que la del actual.

Salgado también fue preguntada por la propuesta del titular de Fomento, José Blanco, de subir los impuestos a las rentas altas para hacer frente a la crisis. La ministra evitó pronunciarse sobre el tema, asegurando que la idea fue "una reflexión personal" de Blanco, aunque advirtió de que el Gobierno "revisará" todos los impuestos durante la elaboración de los presupuestos de 2010.