El vicepresidente primero del Gobierno valenciano, Vicente Rambla, aseguró ayer que se sienten "claramente perseguidos en este momento" y "claramente vigilados", y que tienen "datos objetivos" que pueden "confirmar" la existencia de escuchas. Rambla se pronunció así en la rueda de prensa posterior a la primera reunión de pleno del Ejecutivo autonómico tras la remodelación acometida el jueves por el president de la Generalitat, Francisco Camps, en la que compareció para dar el relevo en la Portavocía a la consellera Paula Sánchez de León.

A la pregunta de si el Gobierno valenciano tiene constancia de que hayan podido haber escuchas ilegales a miembros del Ejecutivo, en la línea de lo denunciado el jueves por la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, Rambla aseveró que tienen "serias dudas" de que se respete "la privacidad y la mínima confianza" en el Estado de Derecho que permitan que "uno no se sienta vigilado". Añadió que no puede dar "el dato exacto de quién, cómo, dónde y por qué ordena y ejecuta esas escuchas", pero "desde luego" van a "trabajar intensamente y denunciar esta situación, para que salgan a la luz esas actuaciones que efectivamente constatan lo que creemos que es una realidad y que tenemos algunos datos objetivos para poderlo confirmar", manifestó.

Rambla señaló que el hecho de que se hayan producido esas escuchas lo han denunciado y planteado dentro del Partido Popular, que además con carácter general está trabajando en la presentación "de la denuncia en el ámbito que corresponda", e insistió en que no es el momento de dar más detalles al respecto. Según el vicepresidente, se trata de "cosas de una tremenda trascendencia" que tienen "su foro y el lugar en el que plantearlas", y preguntado sobre si ese foro es la Justicia respondió: "donde creamos oportuno hacerlo".

Mientras, el director general de Radio Televisiò Valenciana (RTVV), Pedro García Gimeno, presentó ayer su dimisión del cargo. El motivo oficial de la decisión es abrir una nueva etapa en su vida profesional y pasar a la empresa privada, aunque el grupo socialista de las Corts Valencianes había pedido su destitución por considerarlo "un elemento central en la relación" entre los responsables de la trama del caso Gürtel. Antes de dirigir la RTVV, García Gimeno fue jefe de prensa de Eduardo Zaplana.

Y en el frente balear, el PP de las Islas Baleares denunció que el Govern autonómico persigue al anterior Ejecutivo al anunciar su personación como acusación particular en el juicio sobre las irregularidades en la construcción del auditorio Palma Arena. El portavoz del PP balear, Carlos Simarro, acusó al actual Govern de "perseguir" a su partido mientras "no se despeina" en otros casos como los de Son Oms, Eivissa Centre y Can Domenge, en los que hay imputados de otras formaciones.