22 de noviembre de 2009
22.11.2009
Patrón del "Alakrana"

Blach: "Sufrimos toda clase de humillaciones"

Al principio los tuvieron a todos tirados boca abajo en el comedor y con los piratas siempre encañonándoles

21.11.2009 | 20:21
Ricardo Blach durante la rueda de prensa

El patrón del 'Alakrana', Ricardo Blach, ha asegurado hoy en el aeropuerto de Vigo que la tripulación del atunero vasco sufrió "toda clase de humillaciones" durante los 47 días de secuestro en aguas del Índico por piratas somalís y calificó la experiencia como "terrible".

El marinero hizo estas declaraciones en una breve rueda de prensa en el aeródromo de Peinador, adonde llegaron los tripulantes junto a miembros de sus familias en un avión fletado por la Xunta procedente de la base aérea madrileña de Torrejón de Ardoz.

Blach afirmó que "al principio" del secuestro, permanecían retenidos en el comedor de marinerías "los treinta y tantos marineros, todos tirados boca abajo", con los piratas "siempre" encañonándoles y en un "cuadrado de veinte metros cuadrados".

El patrón del barco aclaró que él y el capitán estaban en la "parte de arriba" del barco, "también encañonados".

"Al final gracias a Dios a ellos les han metido abajo, con las puertas del exterior cerradas, pero tenían libertad para ir al servicio, cocina, comedor y visitar a sus compañeros", apuntó en referencia al resto de tripulantes.

Ricardo Blach manifestó que el capitán y él dormían "en el suelo" y que permanecían el resto del día "sentados en una silla", y que para ir a un servicio que distaba "dos metros" era necesario "pedir permiso" a los corsarios "cuando lo daban, un sacrificio total".

El patrón del 'Alakrana', natural de Baiona (Pontevedra), agradeció la labor de los medios de comunicación, del Gobierno, de la Audiencia Nacional y de la empresa armadora, así como las gestiones del embajador de España en Kenia.

También dijo que el momento de la liberación fue "de nervios, de temor y de desconfianza" porque en la zona donde permanecía fondeado el 'Alakrana' había otro barco con otro grupo de piratas y tres barcos del mismo clan de corsarios que los tenían retenidos.

"Los piratas nos decían: tened mucho cuidado que, en cuanto nosotros os liberemos, os va a intentar coger el otro grupo", puntualizó Blach, quien señaló que él mismo "tenía avisadas a las fragatas ya a los helicópteros que estuviesen pendientes", dijo.

El patrón del atunero manifestó que en cuanto saltó del buque "el último pirata" se puso en contacto telefónico con las fragatas y que "inmediatamente" acudieron los helicópteros.

En este sentido, recordó que les han protegido "muy bien", acompañándoles "día y noche" tanto helicópteros como fragatas, y dio las gracias a la Armada.

Mientras, otro de los tripulantes, Joaquín Fernández, natural de Nigrán, resaltó que las familias han sido "las artífices" de esta liberación y aseguró que vienen de una situación "superextrema" por lo que pidió a los medios "paz y tranquilidad" al menos "unos días".

"Sólo pedimos eso y que no vengáis a nuestros domicilios", advirtió Fernández.

La hija de Blach, Cristina, interrumpió la rueda de prensa y mostró su malestar por las preguntas de los periodistas.

"Ellos no van a estar respondiendo preguntas, sólo quieren decir como vienen y ya hablaremos de esto con tiempo", expuso Cristina Blach.

El avión que traía de vuelta a casa a los ocho tripulantes gallegos del atunero 'Alakrana' ha aterrizado en el aeropuerto de Peinador a las 11.40 horas de esta mañana procedente de la base de Torrejón.

Los marineros del atunero vasco llegaron a Vigo en un avión fletado por la Xunta con visibles síntomas de cansancio y fueron recibidos por sus familiares y por el jefe del Ejecutivo gallego, Alberto Núñez Feijóo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook