16 de agosto de 2011
16.08.2011

Una monitora, presunta asesina de tres niños discapacitados en Valladolid

Los agentes fueron alertados por un intento de suicido en un centro de acogida de Boecillo y al llegar encontraron a la mujer con heridas de arma blanca y los cadáveres de los fallecidos

16.08.2011 | 11:14
Tramo cortado de la calle donde se ubica el centro de acogida, la casa de la derecha. / nacho gallego / efe

Las Fuerzas de Seguridad hallaron ayer a tres menores muertos en un centro de acogida para niños con discapacidad y atribuyeron la supuesta implicación en los fallecimientos a una monitora de 55 años, que cuidó por la noche a los pequeños y que se encuentra hospitalizada bajo custodia.

El suceso ocurrió en un centro de Mensajeros de la Paz ubicado en la población vallisoletana de Boecillo, situada a 12 kilómetros de la capital vallisoletana y en la que viven unos 4.000 habitantes.

Alrededor de las 09.15 horas la Guardia Civil recibió la alerta del Servicio de Emergencias 112, que a su vez había recibido el aviso de un posible intento de suicidio en el centro de acogida, informaron fuentes de la investigación.

Pero al llegar al lugar del suceso, los agentes hallaron los cadáveres de los tres niños discapacitados con las cabezas cubiertas por bolsas de papel film, según las fuentes policiales, por lo que se baraja que la asfixia fue la causa más probable de los fallecimientos.

Además de a los tres niños, de 3, 9 y 14 años, los agentes encontraron a una monitora de las instalaciones herida en la cabeza y las muñecas, supuestamente por lesiones causadas por arma blanca, explicaron fuentes de la Subdelegación del Gobierno.

La mujer fue conducida al Hospital Clínico de Valladolid, en concreto al Módulo de Vigilancia Penitenciaria, donde permanece bajo custodia, por su supuesta implicación en el caso, sobre el que el Juzgado de Instrucción número 6 de Valladolid ha ordenado el secreto sumarial.

Dos de los pequeños fallecidos son españoles mientras que el tercero es natural de Guinea Ecuatorial, confirmaron portavoces de la investigación, después de explicar que los menores muertos eran dos niños y una niña.

Las instalaciones en las que fueron encontrados los cadáveres, situadas en la Calle Almendro, están destinadas a niños que sufren discapacidad, en concreto movilidad reducida entre el 78 y el 90% de sus cuerpos.

Fuentes cercanas al caso han especificado que se está trabajando con la posibilidad de la supuesta implicación de la monitora, G.L.B., en los fallecimientos, una opción que de momento solo es una hipótesis que se confirmará o desechará a medida que se desarrollen las indagaciones.

Ante el impacto emocional por las tres muertes, Protección Civil envió un equipo de psicólogos de la Junta de Castilla y León para proporcionar asistencia a los afectados.

El presidente de Mensajeros de la Paz, el padre Ángel, señaló que "nunca se ha tenido constancia de que la monitora", que se encuentra lesionada, hubiera padecido "síntomas de depresión" u otros problemas similares.

Los fallecidos se encontraban en este centro de Mensajeros de la Paz, que llevaba casi un año abierto en la población vallisoletana y, uno de los pequeños, "iba a ser acogido por una de las cuidadoras que había tenido ante", lo que demuestra "el gran vínculo creado entre cuidadoras y niños", precisó el padre Ángel.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook