08 de octubre de 2011
08.10.2011

El conseller catalán admite exceso de celo en la detención de 'indignados'

08.10.2011 | 02:00

El conseller de Interior catalán, Felip Puig, evitó ayer la autocrítica y admitió sólo "un exceso de celo" de los Mossos d'Esquadra en la operación desplegada el jueves en la Ciudad de la Justicia barcelonesa, que fue tomada por decenas de antidisturbios para detener a seis indignados que ya se habían entregado al juez. Puig justificó el insólito despliegue en que hubo "una mala comunicación entre la Audiencia Nacional y la Policía".

Mientras, el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, Miguel Angel Gimeno, convocó para la semana que viene una reunión extraordinaria de la Sala de Gobierno por las detenciones dentro de la Ciudad de la Justicia. Según informó el tribunal en un comunicado, Gimeno solicitó un informe exhaustivo a la juez decana de Barcelona, Maria Josep Feliu, y al juez estaba de guardia de incidencias.

Por su parte, un grupo de 50 personas agredidas el 27 de mayo durante el desalojo de la plaza Catalunya por parte de los Mossos d'Esquadra presentarán el jueves 13 de octubre una querella criminal colectiva contra el conseller Felip Puig, los cargos responsables del operativo y los policías "agresores".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook