08 de octubre de 2011
08.10.2011
Elecciones generales

Rajoy se ofrecer a liderar la "recuperación" de España

El líder del PP clausura la Convención sin desvelar ninguna de las medidas de su programa electoral

08.10.2011 | 15:31
Mariano Rajoy, Javier Arenas y María Dolores de Cospedal

El conservador Partido Popular (PP) ofreció hoy a los españoles liderar un proyecto nacional para la "recuperación" de España y prometió gobernar desde la verdad y con valentía para acabar con la crisis, crear empleo y que el país vuelva a ocupar la posición internacional que le corresponde.

El candidato del PP a la Presidencia del Gobierno de España, Mariano Rajoy, transmitió este mensaje durante la clausura de la convención programática "Empieza el cambio", celebrada por la formación de centroderecha de cara a las elecciones generales del próximo 20 de noviembre.

El Palacio de Congresos de la ciudad andaluza de Málaga, en el sur español, fue el lugar elegido para esta convención, que reunió a los principales dirigentes del partido y en la que los conservadores españoles apenas presentaron propuestas concretas.

Algunas de las adelantadas contemplan una eventual reducción del número de parlamentarios o la limitación de mandatos presidenciales, así como la reforma del Código Penal para incluir la prisión perpetua revisable y cambiar el sistema de elección del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), el órgano de Gobierno de los jueces españoles.

Con las encuestas augurando la victoria del PP, incluso supurando la mayoría absoluta establecida en 176 escaños en un parlamento de 350 diputados, Rajoy -interrumpido por constantes gritos de "presidente, presidente"- analizó la situación de España y se comprometió a trabajar desde la concordia y a gobernar desde el diálogo.

Se puso a disposición de todos los ciudadanos para "liderar un proyecto nacional" que una a los españoles en un proyecto común sin importar su procedencia o sus simpatías políticas.

Tras dos derrotas electorales en 2004 y 2008, Rajoy se presenta ahora con un proyecto para ser el presidente del Gobierno "de todos los españoles" y no sólo de los militantes del PP.

Un proyecto que deje a un lado "bandos y trincheras" que es lo que, a su juicio, ha hecho durante ocho años el Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero.

Para Rajoy, los socialistas tienen motivos para "avergonzarse" después de dejar una "herencia muy difícil" con casi cinco millones de desempleados, la caída de la renta disponible, falta de apoyo a las pequeñas y medianas empresas (pymes) y a los autónomos, con altos niveles de déficit y deuda en las administraciones y la "pérdida de protagonismo" de España en Europa y en el mundo.

No obstante, se mostró confiado en que, en caso de ganar, el PP sabrá superar la crisis, aunque reconoció que no será fácil y que será cuestión de tiempo porque no existen "varitas mágicas".

Un política económica "ordenada" que responda a un "plan coherente y acorde con las necesidades del país, basada en la austeridad, en las formas y en un marco de estabilidad y certidumbre económica, que contribuya a la estabilidad del euro", resumió.

Rajoy sale de esta convención con un liderazgo consolidado y un partido muy unido, que se ha visto confirmado con la asistencia de antiguos dirigentes del PP, como el expresidente del Gobierno español José María Aznar (1996-2004), con quien vivió un importante distanciamiento tras las elecciones de 2008 en las que sufrió su segunda derrota electoral frente a Zapatero.

También respaldaron a Rajoy el exministro español de Economía y exdirector del Fondo Monetario Internacional (FMI), Rodrigo Rato, así como los poderosos líderes regionales, que en las pasadas elecciones autonómicas y locales de mayo recuperaron algunos de los feudos tradicionalmente socialistas, como Extremadura o Castilla-La Mancha.

Andalucía también está en el horizonte, ya que esta región celebrará sus comicios el próximo año, una cita para la que el Partido Popular tiene unas encuestas que dan por primera vez ganador a esta formación después de cerca de 30 años de Gobierno socialista.

No faltaron en la convención recuerdos a los casi 900 asesinados por ETA y la promesa de Rajoy de seguir trabajando para derrotar al terrorismo.

La convención, a la que asistieron unas 3.000 personas entre participantes e invitados, recordó también al presidente fundador del PP, Manuel Fraga, de 89 años, histórico dirigente de esta formación que no pudo acudir debido a su estado de salud.

El cónclave 'popular' también contó con la asistencia de 55 representantes del cuerpo diplomático acreditado en España, de los cuales 29 fueron embajadores, entre ellos los de Estados Unidos, Irán, Israel, Francia y Marruecos. EFE

bal/mlg/ll

Recuerdo a Aznar y Suáre

El presidente del PP y candidato a la presidencia del Gobierno, Mariano Rajoy, ha invocado este sábado el ejemplo de la gestión que tuvieron que hacer los expresidentes Adolfo Suárez y José María Aznar, en momentos de grave crisis política y económica de España, subrayando que al igual que ocurrió en aquellos momentos "podemos volver a hacerlo".

En su discurso de clausura de la Convención Nacional que desde el jueves se celebra en Málaga, Rajoy incidió en que el próximo Ejecutivo recibirá "la peor herencia que ningún gobierno ha legado jamás al siguiente". Subrayó que por ello el PSOE no quiere hablar de su balance y se niegan a defenderlo como si nada tuvieran que ver con lo que ha pasado.

"Desde luego tienen motivo para ocultarlo y para avergonzarse. Lo que no van a conseguir es que los españoles olviden lo que han hecho, por mucho que ahora se empeñen en negarse a sí mismos y huir de su propia historia".

Rajoy explicó que no será fácil salir de la crisis y exigirá tiempo. "No será cuestión de un día, ni una semana, ni de un mes". Pero sin embargo afirmó que lo acabará consiguiendo, recordando los retos que en el pasado ha conseguido superar la sociedad española, primero en la transición política y después en los años 90.

"Esa es nuestra historia; una historia de éxitos. Por eso digo, podemos volver hacerlo", afirmó, rememorando en parte el eslogan que el presidente Obama utilizó en la ultima campaña de las presidenciales norteamericanas. "No será fácil, pero lo mismo pensaban Aznar en 1996 o Suárez 20 años antes y lo lograron", insistió.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook