El próximo presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha vuelto a romper hoy el silencio que mantiene desde que ganó las elecciones, pero no lo ha hecho en una entrevista o en una rueda de prensa, sino nuevamente en Twitter y en poco más de 100 caracteres.

"Tras las reuniones con sindicatos y empresarios, trabajamos por un acuerdo para la reforma laboral. Objetivo: crear empleo. MR".

Ésta es la sentencia con la que el líder del PP ha vuelto a ofrecer su parecer sobre un asunto que ha despertado mucho interés, habida cuenta de la situación de la economía española y de las expectativas que en la UE está creando el cambio de Gobierno.

La reforma laboral es cuestión urgente para el próximo presidente del Gobierno, y por ello ayer se reunió con los secretarios generales de UGT y de CCOO, Cándido Méndez e Ignacio Fernández Toxo, y con el jefe de la patronal, Joan Rosell, y el responsable de Cepyme, Jesús Terciado.

Rajoy ha emplazado a los agentes sociales a que lleguen a acuerdos puntuales en aspectos concreto de la reforma laboral después de las Navidades, alrededor del día 6 de enero, pues urgen medidas y el próximo presidente quiere enviar a Europa y a los mercados un mensaje de firmeza y determinación.

Tras cada una de las reuniones, Toxo, Rosell y Méndez, por este orden, ofrecieron distintas ruedas de prensa para contar lo que habían dicho a Rajoy, y en algunos casos para indicar qué había respondido el líder del PP.

Pero el próximo presidente del Gobierno no apareció por la sala de prensa y a los medios les trasladó su posición a través de un comunicado.

Un día antes se entrevistó con el vicepresidente de la Comisión Europea, Antonio Tajani, y éste también fue a comparecer ante los periodistas, pero no Rajoy, cuya versión de la reunión no se conoció.

Y hoy el líder del PP organiza un almuerzo de trabajo con los presidentes autonómicos de su partido, y en principio estaba previsto que lo que dijera en la comida se emitiera por circuito interno de televisión a los periodistas que acudan a la sede del partido, pero al final se ha desestimado esta opción y los medios tampoco escucharán hoy a Rajoy.

Desde que ganó las elecciones y dio dos breves discursos, primero en la sala de prensa, aunque sin preguntas, y luego en el balcón de Génova, el líder del PP no ha intervenido en público una sola vez.

Su ritmo de trabajo es elevado y no para de hablar por teléfono y de recibir en su despacho a miembros destacados de su formación, a banqueros relevantes, a sindicatos, a empresarios y a mandatarios extranjeros como Tajani.

Sin embargo, no ha hablado en público ni antes ni después de esas reuniones y el PP transmite la posición del próximo presidente del Gobierno mediante comunicados o vía Twitter.