La casa real estudia "desde hace tiempo" limitar los miembros de la familia real a los monarcas, los príncipes de Asturias y las infantas Leonor y Sofía, por ser los únicos que viven solo del presupuesto que el Estado destina a la Corona y ocupan los primeros puestos en el orden de sucesión al trono, según revela Europa Press, que cita fuentes del Palacio de la Zarzuela.

La información que apunta que esos cambios se llevarán a cabo antes de la sucesión coincide con las noticias sobre las investigaciones a Iñaki Urdangarín que aventuran que el yerno del Rey será imputado antes de dos meses en relación con el supuesto desvío de fondos públicos.

En la actualidad, los miembros que conforman la familia real y, por tanto, asisten a actos oficiales en representación de la institución son los Reyes, los príncipes de Asturias, la infanta Elena y los duques de Palma, es decir, la hija menor del Rey, Cristina, y su marido, Iñaki Urdangarin, tal y como puede comprobarse en la web de casa real.

Solo don Juan Carlos y Doña Sofía y los Príncipes, de quienes dependen sus hijas, viven exclusivamente del presupuesto que el Estado asigna a la Casa del Rey, y que el monarca distribuye libremente, según establece la Constitución.

Las cuentas para 2011 asignaron 8,4 millonespara la Casa del Rey, un 5,2% menos que en 2010. Una parte de este dinero don Juan Carlos lo destina al "sostenimiento de su familia" y otra a cubrir los gastos de funcionamiento y de personal a cargo directo de la Casa, como los sueldos del personal de alta dirección y otros empleados.

La Infanta Elena y los duques de Palma reciben una parte de ese presupuesto -que nunca se ha hecho pública- en proporción a los actos oficiales a los que acuden. Precisamente porque esa cantidad no equivale a un sueldo, compatibilizan su función de representación de la Corona con otras actividades económicas en empresas privadas, un modelo de doble dependencia que ha quedado en evidencia con la investigación judicial en torno a los negocios de Iñaki Urdangarin.

Con la familia de Don Felipe consolidada, sus hermanas Elena y Cristina han perdido relevancia en el orden de sucesión al trono en favor de las hijas del Príncipe y de su esposa, la princesa Letizia. En la actualidad, la Infanta Elena es la cuarta en esa línea de sucesión y su hermana, la séptima.

Precisamente por eso, las actividades oficiales de doña Elena y doña Cristina "ya iban camino de limitarse", algo que se hará más evidente a lo largo del año próximo.

En la Zarzuela no descartan que debido a la investigación que afecta al duque de Palma, la infanta Cristina pida voluntariamente dejar de asistir a actos oficiales en representación de la Corona, al menos hasta que todo el asunto que afecta a su marido se aclare.

Visita de apoyo

Coincidiendo con la publicación de nuevas revelaciones sobre los presuntos contratos del Instituto Nóos que presidió Iñaki Urdangarín, la Reina Sofía visitó la pasada semana a los duques de Palma en Washington, donde residen la infanta Cristina y su esposo, aprovechando un acto oficial en Nueva York. Hola cuenta que la Reina paseó con su hija y su yerno y publica una decena de fotos en las que aparece doña Sofía con los duques y despidiéndose de sus nietos. La visita se interpreta como una muestra de apoyo de doña Sofía a su hija.