El fiscal Anticorrupción, Pedro Horrach, y la Policía de Baleares han interrogado, en calidad de testigos, a los mandatarios del fútbol Francisco y Fernando Roig para aclarar los pagos de ambos empresarios a Iñaki Urdangarín, investigado en una pieza secreta del caso Palma Arena. Los hermanos Roig habrían contratado al yerno del Rey para lograr tres campos de golf o apoyo económico para su club.

Inicialmente se pensó que Fernando Roig, propietario del Villarreal, pagó casi 700.000 euros al duque de Palma, por un informe de once folios copiado de internet. Este empresario, que años atrás patrocinó al Pamesa de baloncesto, tuvo que dar explicaciones ante los investigadores y admitir que fichó al marido de la infanta Cristina para lograr un importante apoyo económico para su club, objetivo que no se logró.

Las pesquisas de la Agencia Tributaria, la Fiscalía y la Policía están haciendo aflorar las actividades del llamado grupo Nóos, un ramillete de empresas y sociedades vertebrado en torno al Instituto del mismo nombre, presidido entre 2004 y 2006 por Urdangarín, que tuvo como vicepresidente-gerente y mano derecha al profesor Diego Torres, imputado en la causa.

El conglomerado Nóos consiguió entre 2003 y 2007 varios millones de entidades privadas mediante el patrocinio de eventos organizados con fondos públicos -cinco foros sobre el deporte en Valencia y Palma- y contratos de consultoría y asesoría. La Fiscalía centra sus sospechas en los patrocinios públicos a Urdangarín, que sumaron más de 6 millones. Para la Policía, el duque de Palma vendió sus influencias como miembro de la Familia Real y camufló esos servicios como asesorías de imagen.

De los tres hermanos Roig Alonso, Francisco, Fernando y Juan, el primero, es el más popular. Paco fue presidente del Valencia y accionista mayoritario de 1994 a 1997. Este empresario gestiona el Grupo Roig Corporativo, que fue uno de los principales patrocinadores de los eventos organizados por Nóos en Valencia, los Summit.

El Valencia Club de Fútbol apoyó los Summit con 56.000 euros. Directivos de esa época han testificado ante el fiscal y la Policía. Paco Roig firmó un contrato con empresas del entorno de Urdangarín para impulsar unos negocios en Valencia. Habría abonado unos 200.000 euros al duque de Palma para que le ayudara a desbloquear tres proyectos de campos de golf. Las gestiones del duque no fructificaron.

La Fiscalía ha interrogado a personas relacionadas con Lobby Comunicación, una empresa dirigida por Miguel Zairo, exdirectivo del Valencia, que fue contratada por Urdangarín para las relaciones con los medios en algunos de los foros de Valencia. Juan Pablo Molinero, ex jefe de marketing del club de Mestalla, es otro investigado del entorno de Urdangarín. Molinero aparece relacionado con el patrocinio de 18 millones que el Gobierno de Matas dio al equipo ciclista Illes Balears. Urdangarín cobró del Govern por medir el impacto de aquel patrocinio.

Además, el municipio tarraconense de La Galera figura entre las Administraciones públicas que contrataron entre 2003 y 2007 los servicios de alguna de las empresas del grupo Nóos.