La amenaza se ha cumplido y ya tiene fecha. La huelga de los pilotos de Iberia será los días 18 y 29 de este mes, lo que, a falta de conocer el decreto de servicios mínimos, reducirá drásticamente los vuelos entre Galicia y Madrid durante esas dos jornadas. La compañía aérea opera 30 vuelos diarios -con ida y vuelta- entre la comunidad y la capital de España. Todavía falta por conocer a cuántas salidas y llegadas afectarán las dos jornadas de huelga.

El paro ha sido convocado contra la decisión de la compañía de crear una filial de bajo coste, denominada Iberia Express, para vuelos de corto y medio recorrido, como los de las líneas entre Galicia y Madrid.

Con el recuerdo del caos originado por los controladores de vuelo en diciembre del pasado año, el anuncio de parones por parte del sindicato Sepla, al que no se han unido más colectivos que el de pilotos, fue criticado ayer con dureza por las asociaciones de consumidores y de empresarios de turismo. La Federación Española de Asociaciones de Agencias de Viajes ha solicitado una nueva ley de huelga que evite "actuaciones desproporcionadas" como son, a su juicio, los paros convocados por los pilotos.

La compañía área, por su lado, ha lamentado una huelga que entiende "injustificada" y, al tiempo, ha anunciado la puesta en marcha de un plan de contingencia para paliar los efectos de la huelga. Así, facilitará el cambio de billetes o el reembolso de su coste, e intentará acoplar a los afectados en vuelos de otras compañías si así lo desean. Además, la dirección de Iberia apunta que, de cara a los servicios mínimos, están protegidos todos los vuelos con Canarias y en torno al 90% de los de largo recorrido. En los de corto, como es el caso de Galicia, Iberia espera fletar el 30% de sus servicios. En la actualidad, la compañía española de bandera cuenta con 30 enlaces de ida y vuelta diarios entre los tres aeropuertos gallegos y la capital de España. El paro no afecta a las filiales Vueling y Air Nostrum.

Postura del Sepla

El presidente del sindicato Sepla en Iberia, Justo Peral, anunció ayer, en una rueda de prensa, la convocatoria oficial de paro para los días 18 y 29 de diciembre, después de dar por "agotadas" las negociaciones con la dirección de la empresa. El sindicalista indicó que la elección de las fechas, con el descarte de las jornadas centrales de la Navidad, se decidió para "evitar hacer daño a los viajeros y al sector turístico español". No obstante, se mostró abierto a la negociación y a llegar a un acuerdo antes de que, en marzo, comience su andadura Iberia Express. Entre los motivos que esgrimió el representante de los pilotos para la huelga se encuentran "el traspaso de vuelos a Vueling en verano", las "presiones" que estarían sufriendo los comandantes y, sobre todo, la que considera creación "ilegal" de Iberia Express. El sindicato sostiene que la actuación de IAG -sociedad resultante de la fusión de Iberia y British Airways- es un "puro chantaje" para "poner a la opinión pública en contra de los pilotos".

El Sepla entiende que con la creación de la nueva low cost, además de vulnerarse el convenio de trabajadores se da "un paso más" para que Iberia se convierta en la aerolínea de bajo coste de IAG y para que los vuelos de largo radio de la aerolínea española se trasladen a Londres. "Ya ocurrió con Vueling en Barcelona, donde la llegada de la low cost se ha traducido en una pérdida de calidad en el tráfico. Con Iberia Express ocurrirá lo mismo pero en el centro de operaciones de Madrid", subrayó Peral, quien también incidió en la pérdida de puestos de trabajo que conllevaría esta propuesta. Es más, a su juicio, el plan de IAG hará que Iberia "solo sirva de bajo coste de British Airways y para traer y llevar inmigrantes".

El Ministerio de Fomento trabaja ya en los servicios mínimos para la huelga de pilotos de Iberia, que garantizarán el 100% de los vuelos a las islas, Canarias y Baleares, y el 50% de los vuelos nacionales, según fuentes del Departamento que dirige José Blanco.