14 de septiembre de 2012
14.09.2012
Endurecimiento del Código Penal

Jueces para la Democracia tachan la reforma de populista

Acusan a Gallardón de 'populismo penal' y advierten que la prisión permanente revisable puede ser inconstitucional

14.09.2012 | 18:35

El portavoz de Jueces para la Democracia (JpD), Joaquim Bosch, ha mostrado su oposición a las medidas de endurecimiento del Código Penal que ha propuesto el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, por considerar que se enmarcan en el "populismo penal".

En declaraciones a EFE, Bosch ha señalado que el anteproyecto de reforma del Código Penal, que Ruiz-Gallardón ha presentado en el Consejo de Ministros, "no soluciona los problemas de fondo".

Ha recordado que España figura entre los países con las más bajas tasas de delincuencia de la Unión Europea (UE) y el mayor porcentaje de presos en sus cárceles, lo que refleja la dureza del sistema penal y demuestra que no es necesario el endurecimiento del Código.

Además, España tiene el más alto grado de cumplimiento de las penas, en comparación con los países del entorno europeo, por lo que no es necesaria la prisión permanente revisable, en opinión del portavoz de JpD.

Bosch ha indicado que habrá que ver la formulación concreta de la prisión permanente revisable, que "puede presentar importantes dudas de constitucionalidad" si se plantea como "una especie de cadena perpetua con dificultades para ser revisada", puesto que la Constitución establece que la función de las penas debe ser la rehabilitación de las personas condenadas.

Ha lamentado asimismo que la reforma del Código Penal propuesta por el Gobierno quiere "criminalizar con dureza determinadas formas de protesta" ante el descontento social de algunas medidas que se están adoptando.

"El Gobierno debería convencer de las bondades de su política, en lugar de castigar de forma desmesurada determinadas formas de discrepancia como la resistencia pasiva", ha resaltado el portavoz de JpD.

Bosch ha apuntado que la reforma contiene medidas que "criminalizan la pobreza", al endurecer delitos contra la propiedad de escasa entidad como determinados hurtos y robos, sin regular penalmente "con firmeza" la alta delincuencia económica o la corrupción política, que están causando un grave daño a la sociedad.

"Con esta batería de medidas, se da un paso más, desde la renuncia al Estado social, para avanzar hacia un Estado penal, donde se limitan más derechos y libertades", ha recalcado Bosch.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook