21 de septiembre de 2012
21.09.2012
Educación

Las CCAA pierden poder de decisión en la enseñanza

El Gobierno eleva del 55% y el 65% al 65% y el 75% su control de los contenidos en la educación no universitaria

22.09.2012 | 16:25

La administración central aumenta su capacidad de fijar los contenidos educativos hasta el 65% del currículo en el caso de comunidades con lengua cooficial y el 75% para el resto, según el anteproyecto de reforma de la enseñanza no universitaria aprobada este lunes por el Consejo de Ministros.

La propuesta, presentada en rueda de prensa por el ministro de Educación, José Ignacio Wert, señala que al Gobierno le corresponde el establecimiento de las competencias mínimas que deben adquirir los alumnos, los criterios de su evaluación y las proporciones curriculares señaladas como legislación básica.

En la Ley Orgánica de Educación, vigente desde 2006, al Gobierno corresponden el 55 y 65% de los contenidos curriculares, según las comunidades.

Según Wert, la reforma precisa que las comunidades tendrán la capacidad de establecer las directrices pedagógicas, la organización de la gestión educativa y la porción de contenidos no atribuida al Estado.

Y los centros decidirán fundamentalmente el método de enseñanza y concretarán los contenidos.

El ministro ha argumentado que se trata de una "clarificación definitiva" de las competencias respectivas de las distintas administraciones con responsabilidades educativas, tras años de "acumulación legislativa", ha señalado al referirse a las transferencias autonómicas.

Wert ha rechazado que se trate de una "recentralización" o de una homogeneización de la educación, ya que eso sería "despojar" de competencias a las comunidades, y ha insistido en que se trata de articular nuevos instrumentos de evaluación desde el punto de vista de la "equidad territorial".

Ha subrayado la importancia de disponer de esos mecanismos de evaluación para conocer las diferencias de rendimiento del sistema educativo, y también de intensificar el diálogo con las autonomías.

"Hemos hablado ya mucho, pero vamos a hablar más", ha aseverado Wert, quien ha recordado que las comunidades tienen asumida íntegramente la gestión del sistema educativo y es por lo tanto "esencial" que se involucren en esta reforma.

El ministro ha defendido que es una reforma "eminentemente práctica, sensata, gradual y en modo alguno ideológica".

Ha explicado que la "dispersión de contenidos" educativos actual es inmanejable y causa "muy decisiva" de que el sistema no tenga los resultados apetecidos a pesar del aumento de inversión.

También ha defendido el refuerzo transversal de las materias instrumentales: Lengua, Matemáticas, Ciencias e Idiomas.

Ha precisado que el refuerzo es de las enseñanzas de todas las lenguas, las cooficiales y también la "común", en alusión al castellano.

El ministro ha justificado la reforma por las tasa de abandono escolar, que dobla la media europea, así que la mayor quiebra de la equidad es la que no permite alcanzar los objetivos mínimos educativos a una cuarta parte del alumnado.

También ha llamado la atención sobre el estancamiento de los resultados de los alumnos españoles en la evaluación internacional de alumnos de 15 años PISA, a pesar del incremento de inversión pública, que se ha doblado en un decenio.

Todos los alumnos tienen talento, pero no igual, así que tienen que ser tratados de manera diferente para un aprovechamiento óptimo, ha comentado.

Ha recordado las diferencias de rendimiento entre CCAA, sobre lo que ha llamado la atención la UE, y la "debilidad de una escasísima evaluación" del sistema.

Es una reforma, ha dicho, desde un análisis basado en datos de insuficiencias del sistema, y planteada para competir en un mundo internacionalizado.

Y llega, ha reconocido, en un contexto difícil por la situación económica, así que habrá que gestionarlos con eficiencia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook