23 de septiembre de 2012
23.09.2012

El Gobierno ultima los Presupuestos de 2013 con 40.000 millones de ajuste

El Ejecutivo aprobará el jueves en un Consejo de Ministros extraordinario las cuentas del Estado para el próximo año y un plan de reformas con la liberalización de algunos sectores

23.09.2012 | 02:00
La ministra Fátima Báñez.

La ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, aseguró ayer que el Gobierno "no va a acelerar el retraso de la edad legal de jubilación" de los 65 a los 67 años, una elevación que, según la reforma de las pensiones aprobada el año pasado, se hará gradualmente hasta 2027.

Durante su intervención en una reunión con presidentes provinciales del PP, Báñez avanzó incentivos para estimular la permanencia voluntaria en el mercado de trabajo, para que la edad real de jubilación se acerque a la legal. En este sentido, la ministra dijo que llevarán "esta gran reforma" al Parlamento en los próximos meses e insistió en el "riguroso respeto" del Gobierno al Pacto de Toledo. Báñez recordó que en 2012 se revalorizaron las pensiones y avanzó que en los Presupuestos Generales del Estado para 2013 "los pensionistas seguirán siendo una prioridad".

"El proceso será el que se aprobó en la época del PSOE", que fijaba su aplicación en el año 2027, puntualizó el dirigente del PP Carlos Floriano, quien ratificó que el objetivo es que "la edad legal de jubilación se acerque a la real".

En Ourense, el presidente Mariano Rajoy anunció que en los Presupuestos Generales del Estado de 2013, que se aprobarán el jueves, el Gobierno "va a gastar en intereses de la deuda pública 9.000 millones más que este año, sólo en intereses". "Esto no se puede mantener de por vida", advirtió.

El Gobierno presentará esta semana unas cuentas marcadas de nuevo por la austeridad y por un ajuste que podría ascender a cerca de 40.000 millones para alcanzar los objetivos de déficit. Es el monto del ajuste para 2013 que España comprometió en el plan presupuestario bianual remitido a Bruselas el 3 de agosto, donde se contempla aumento de ingresos y recorte de gastos por 38.956 millones. Es previsible, pues, que así se refleje en el proyecto de presupuestos que se aprobará en un Consejo de Ministros extraordinario, y que se registrará en el Congreso el sábado 29.

El mismo jueves se presentará el nuevo Plan Nacional de Reformas, que tendrá como elementos básicos la lucha contra el fraude fiscal y la liberalización de algunos sectores para ganar en competitividad. En ninguno de estos textos tiene el Gobierno previsto introducir una congelación de las pensiones o el adelanto de la subida en la edad de jubilación, como contrapartida a una eventual petición de compra de deuda soberana por parte del BCE.

De los 38.956 millones de ajuste que se comprometieron en agosto para 2013, 15.069 correspondían a medidas tributarias, de los que casi un 70 % corresponderán a la reciente subida del IVA. Se incluyen también cambios normativos en el impuesto de Sociedades, para estabilizar su recaudación, y en los impuestos especiales.

En empleo, el ajuste ascenderá a 5.746 millones, en tanto que en la función pública será de 3.723 y de 1.391 millones en dependencia. En 2013 el Estado completará la financiación de los complementos a mínimos de las pensiones, adelantando así en un año el proceso de separación de fuentes previsto en el Pacto de Toledo.

Se recoge también -siempre según el plan enviado a Bruselas- la reducción de un punto en las cotizaciones al régimen general de la Seguridad Social. Además, la reforma de la Administración Local permitirá un ahorro de 3.500 millones, las medidas específicas de ajuste de las comunidades a 6.867 millones, y a 3.700 millones una serie de medidas específicas del Estado, entre las que se incluyen actuaciones infraestructuras y vivienda.

Frente a un entorno macroeconómico claramente adverso este año, el Plan presupuestario refleja una leve caída del PIB del 0,5% en 2013 para elaborar estas cuentas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook