24 de septiembre de 2012
24.09.2012

CiU recela de la oferta de diálogo de Rajoy y le emplaza a 'mover ficha'

El presidente Artur Mas ultima la estrategia para anunciar mañana el adelanto electoral para el último domingo de noviembre . El PSC no formará con el PP un frente antisoberanista

24.09.2012 | 11:20
Rajoy y Artur Mas, el pasado jueves, entrando en Moncloa. / efe

El secretario general de Convergencia, Oriol Pujol, respondió ayer al ofrecimiento de diálogo de Mariano Rajoy, que es el presidente del Gobierno quien "ha de mover ficha y buscar el entendimiento". Mientras, Artur Mas ultima con su socio Josep Antoni Duran Lleida la estrategia que, en principio, le llevaría mañana mismo a adelantar al 25 de noviembre las elecciones.

Los partidos que aprobaron el pacto fiscal, CiU, IC, ERC y Solidaritat, están elaborando una resolución por la autodeterminación de Cataluña con el fin de aprobarla esta misma semana en el debate de política general del Parlament.

"Si él (Rajoy), que dijo que no (al pacto fiscal), ahora dice que quiere negociar, observaremos que no esté jugando con los sentimientos de los catalanes. Si es cierto que quiere dialogar le toca a él mover ficha". Con estas palabras respondía Pujol a la oferta de diálogo lanzada por Rajoy el sábado desde Ourense cuando, ante la amenaza de la Generalitat de proclamar un Estado catalán, dijo: "Quien quiera hablar estoy a su disposición".

El número dos convergente pidió al PP coherencia y que no se confunda las "palabras con los hechos". Además advirtió de que la exigencia del pacto fiscal "incluye la voluntad de negociar" defendida por Artur Mas y a la que el jueves se negó Rajoy.

Oriol Pujol confirmó que CiU está consensuando con IC, ERC y Solidaritat un pronunciamiento soberanista en el Parlament en el que se proclame Cataluña como nuevo Estado de la Unión Europea, aunque no hay documentos sobre la mesa.

A la espera de que la federación nacionalista presente el suyo, hay una iniciativa de IC en la que se pide incluir al PSC en un amplio acuerdo en torno a la autodeterminación y que se sustanciaría en la convocatoria de un referéndum en la próxima legislatura. El líder socialista Pere Navarro no pactará con el PP para impedir la soberanía catalana y condiciona su apoyo al derecho a decidir a una mayoría clara en la cámara. ERC, por su parte, pedirá en el Congreso que restituya los derechos nacionales "suprimidos" por Felipe V en 1714.

En cuanto a la inclusión de la palabra independencia en el programa de CiU, Pujol dijo que es un debate prematuro, aunque si se recogerán "el derecho a decidir y la voluntad de trabajar por un Estado propio".

La formación gobernante ha reservado ya el alquiler del Palau de Sant Jordi para el 23 de noviembre, lo que para el PSOE es la evidencia de que Mas adelantará las elecciones al último domingo de noviembre. Todo apunta a que mañana hará el anuncio. Con este panorama, el Rey viajará mañana y el jueves a Barcelona tras la polémica llamada en favor de la unidad y contra las "quimeras" nacionalistas.

El conflicto independentista es seguido con gran preocupación desde Bruselas, donde no se ven motivos ni cauces para la secesión de Cataluña. La líder del PP catalana, Alicia Sánchez-Camacho, denunció que Mas y su Gobierno "nos están llevando al dragon khan del independentismo" y le advirtió de que si adopta esa vía perderá el apoyo de los populares. El ministro José Manuel García-Margallo abogó ayer por "reconocer el hecho catalán" siempre dentro de España.

El presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, manifestó que "los que no hacemos shows nacionalistas y cumplimos con nuestro deber, no necesitamos que nos subsidien y que nos intervengan la comunidad autónoma".

El socialista José Antonio Griñán afirmó que "Andalucía tiene el mismo derecho al autogobierno". El exministro José Bono advirtió: "Hemos de evitar la independencia de Cataluña" y que prefiere morir "a ver romperse a España".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook