30 de diciembre de 2013
30.12.2013

La ley obliga a los presos a pedir perdón para tener la condicional

30.12.2013 | 00:00

La legislación actual obliga a los presos de ETA a romper con la banda, pedir perdón a sus víctimas o colaborar con la Justicia para ser excarcelados, unos requisitos que van más allá de la asunción genérica del "sufrimiento y el daño multilateral generado" expresada en su último comunicado por el colectivo de reclusos. La única competencia exclusiva del Gobierno al margen de la intervención de jueces y fiscales es decidir el centro penitenciario en el que los internos deben cumplir su pena. El mayor beneficio penitenciario previsto es la libertad condicional, que otorgan los jueces y permite no volver a prisión. Los requisitos son estar clasificado en tercer grado, haber cumplido las tres cuartas partes de pena y haber mostrado buena conducta.

ETA finaliza este año 2013 con un total de 506 presos en cárceles españolas y francesas. Esto supone cerca de un 30% menos de reclusos terroristas que hace cuatro años, cuando había un total de 740 internos de la banda en centros penitenciarios de ambos países. En concreto, este año finalizará con 395 internos en cárceles de España y 111 en prisiones del país galo, según los datos actualizados este domingo por Etxerat, el colectivo de familiares de presos de ETA.

La derogación de la doctrina Parot ha permitido que 62 etarras se vieran beneficiados. Algunos ya estaban desvinculados de la banda terrorista o gozaban de un tercer grado o de la libertad condicional, pero al menos medio centenar fueron excarcelados directamente.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 
Enlaces recomendados: Premios Cine