La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, aseguró ayer que el Ayuntamiento "no tiene prevista la imposición de ningún tipo de tasa" al turismo ni a los cajeros. Así lo anunció tras reunirse con la presidenta de la Comunidad, Cristina Cifuentes.

Con esas palabras, Carmena desmintió a su concejal de Economía, Carlos Sánchez Mato. "El Ayuntamiento no tiene previsto de modo alguno ningún tipo de tasa turística ni a los cajeros, no hay por qué inquietarse. Vamos a esclarecer los malentendidos y procurar no alarmar" con "la difusión de noticias" que surgen de una comisión, añadió.

Cifuentes y Carmena negaron un conflicto para garantizar las comidas a niños en situación de necesidad, ya que aunque no comparten el mismo programa de ayudas, las medidas de ambas se complementan.

En el Ayuntamiento de Barcelona, por otro lado, CiU, Ciudadanos, el PSC y el PP bloquearon la pretensión del grupo de Ada Colau, ERC y la CUP de rebajar los sueldos de los cargos electos un 17%. La única retribución que se reduce es el salario máximo de la alcaldesa, que será de 10.000 euros, 9.000 menos que su antecesor. El Gobierno catalán, además, aprobó ayer la legalización de la oferta de alojamiento turístico que prestan los ciudadanos en sus domicilios particulares a través de plataformas como Airbnb o Homeaway.