La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz (PSOE), atribuyó ayer responsabilidad al Gobierno en el fraude de los cursos de formación por no haberlos paralizado cuando la ministra de Empleo, Fátima Báñez, detectó "deficiencias" en el sistema a escala nacional. Díaz, quien precisó que ni era Presidenta ni formaba parte del Gobierno andaluz cuando se registraron los fraudes, anunció ante la comisión parlamentaria que se han recuperado tres millones de los 90 cuya devolución exige el Ejecutivo por su uso fraudulento. En la foto, la jefa del Gobierno andaluz con el presidente de la Comisión, Julio Díaz (C's).