La Casa del Rey ha sometido por vez primera sus cuentas anuales a una auditoría externa, encargada a la Intervención General del Estado. El informe concluye que las cuentas anuales "expresan, en todos los aspectos significativos, la imagen fiel del patrimonio y de la situación financiera de la Casa del Rey". El informe desvela que no gastó 177.130 euros del presupuesto aprobado en 2015.