El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha optado en su segundo mandato por un Ministerio de Defensa más político al situar al frente del mismo a la también secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, quien se convierte así en la segunda mujer en dirigir este departamento en la democracia después de Carme Chacón.

Desde 2008, Cospedal trabaja mano a mano en el PP con Rajoy, que la designó su 'número dos' al frente del partido en el Congreso de Valencia celebrado en junio de ese año. En ese cónclave, Rajoy revalidó su liderazgo y salió finalmente airoso a pesar de que la derrota del PP en las generales de ese año frente a José Luis Rodríguez Zapatero le generó una fuerte contestación interna e incluso Esperanza Aguirre amagó con disputarle la presidencia del partido.

A partir de ese momento, Cospedal compaginó la Secretaría General del PP con la Presidencia del PP manchego, un puesto que ocupaba desde 2006 después de que Rajoy la enviara a liderar el partido para desbancar a los socialistas, que gobernaban esa comunidad desde 1983 --primero José Bono y luego José María Barreda--.

Tras una legislatura en la oposición en Castilla-La Mancha, Cospedal logró convertirse en presidenta de la región en las elecciones autonómicas de 2011 al cosechar la mayoría absoluta (25 escaños del PP frente a 24 de los socialistas).

Nueve meses después, en febrero de 2012, Rajoy la confirmó en su puesto de secretaria general del PP en el XVII Congreso Nacional que el partido celebró en Sevilla, un cónclave sosegado tras la holgada mayoría absoluta que el partido había ganado cuatro meses antes en las elecciones generales y que habían convertido a Mariano Rajoy en el sexto presidente del Gobierno de la democracia.

El PP celebrará en primavera del año que viene su Congreso Nacional --debería haberse celebrado en 2015-- y está por ver si Cospedal continúa como secretaria general.

Cara visible en defensa del PP ante Bárcenas

La gestión del escándalo de corrupción Gürtel --que salió a la luz en 2009 y que se juzga ahora en la Audiencia Nacional-- es uno de los casos más duros que ha tenido que afrontar Cospedal como 'número dos' del PP, ya que fue la cara visible del partido a la hora de defender la actuación de su formación.

Pero en enero de 2013 se desvelaron las cuentas en Suiza del extesorero 'popular' Luis Bárcenas, que había solicitado su baja en el partido en abril de 2010 al verse salpicado por Gürtel pero siguió cobrando años después. De hecho, la indemnización "en diferido" a Bárcenas anunciada por la propia Cospedal fue fuertemente criticada por la oposición.

La secretaria general se enfrentó en los tribunales con Bárcenas y ganó la demanda que presentó contra él por vulnerar su derecho al honor al acusarla de haber recibido pagos en B. La Audiencia Provincial de Toledo condenó al extesorero a pagar una indemnización de 50.000 euros y esta sentencia fue confirmada en julio de este año por el Tribunal Supremo.