En la sociedad había crispación, pero no hasta el punto de querer una guerra que atizada desde el exterior movilizó a dos minorías, fascistas y comunistas, hasta someter al resto de los españoles a un cruento enfrentamiento...

Siga leyendo la noticia en Orbyt, o suscríbase a La Opinión de A Coruña y tenga acceso completo a todas nuestras noticias sin límites.