El Tribunal Superior de Justicia de Canarias ha archivado la querella por prevaricación, cohecho y retardo malicioso de un proceso penal que el exministro José Manuel Soria interpuso contra la juez Victoria Rosell, quien abandonó la política al verse imputada. La instructora del caso, Margarita Varona, ha tomado la decisión días después de interrogar a Rosell y al empresario al que, según la querella, la juez podría haber beneficiado, Miguel Ángel Ramírez, propietario del grupo Ralons y presidente de la UD Las Palmas.

El asunto que origina la querella se remonta a la campaña de las elecciones de diciembre de 2015, a las que Rosell se presentó como candidata de Podemos por Las Palmas. Casi en el inicio de la campaña, la Fiscalía de Las Palmas hizo pública la apertura de una investigación "disciplinaria" a Rosell tras recibir de modo anónimo la copia de un contrato por el cual la UD Las Palmas compraba al periodista Carlos Sosa, pareja de la juez, los derechos de una licencia de FM por 300.000 euros. La Fiscalía pretendía averiguar si la juez había incumplido su deber de abstenerse de instruir una causa penal por fraude a Hacienda.