El expresidente José María Aznar lamentó ayer la actual "debilidad" y "decaimiento" de España y llamó a cerrar las "brechas" que cree que hacen que el país se esté desvertebrando social, territorial y políticamente. Aznar fue el encargado de inaugurar el ciclo de conferencias y mesas redondas sobre "El necesario fortalecimiento de España" organizado por la Fundación Valores y Democracia (que preside el exministro Jaime Mayor Oreja) y la Fundación Villacisneros. "El impulso modernizador, ambicioso y profundo, que nos permitió obrar la mayor transformación de nuestra historia, se ha agotado, se ha diluido", alertó.