El fiscal general del Estado, José Manuel Maza, ordenó ayer al fiscal superior de Cataluña, José María Romero de Tejada, la apertura de una investigación sobre las declaraciones del senador de ERC, Santiago Vidal, quien aseguró que el Ejecutivo de Puigdemont dispone de datos fiscales de los catalanes de forma ilegal. El manejo de esa documentación "supondría una grave vulneración de los derechos de los ciudadanos", por lo que la Fiscalía ordena indagar sobre la veracidad de lo dicho por Vidal.

El exjuez presentó ayer su renuncia como senador de ERC "para no ser ningún obstáculo para el proceso" soberanista. Santiago Vidal reveló en algunas conferencias que la Generalitat consiguió de forma "ilegal" los datos fiscales de todos los residentes en Cataluña y que los presupuestos catalanes tienen una partida camuflada de 400 millones de euros para construir estructuras de Estado.

"La Generalitat tiene todos vuestros datos fiscales. Esto es ilegal porque está protegido por la ley de bases de datos", afirmaba Vidal en sus intervenciones públicas. "He hecho unas declaraciones en un tono coloquial, intentando ser didáctico sobre el proceso, pero es evidente que tomadas en su literalidad no se ajustan a la realidad", se justificaba ayer el juez en medio de la tormenta política desatada por sus palabras. Vidal, a quien el Consejo General del Poder Judicial suspendió como magistrado por tres años por participar en la redacción de una constitución catalana, consiguió una unanimidad insólita en todo lo que rodea al proceso soberanista catalán, al convertirse en blanco de las críticas de los independentistas y de quienes se oponen al proceso de ruptura. La Generalitat desmintió ayer al senador, de quien, dijo, carece de "autoridad para hablar en nombre del Govern, porque no forma parte del mismo". "El Govern actúa con total transparencia, no hemos obtenido ningún dato ilegal de ningún ciudadano", asegura la portavoz del Govern, Neus Monté.

El Ejecutivo de Puigdemont pidió ayer someterse a una auditoría de la Autoridad Catalana de Protección de Datos sobre la gestión y uso de documentos de carácter fiscal. La diputada de la CUP Eulàlia Reguant restó toda credibilidad a las declaraciones del ya exsenador de ERC, a quien definió como un "megalómano" y le reprochó que hiciera "un flaco favor" al proceso soberanista. El PP considera insuficiente la renuncia de Vidal y pide una investigación que aclare el alcance de sus palabras, aunque Mariano Rajoy manifestó su satisfacción por los desmentidos de la Generalitat.

En Bruselas, el ministro de Economía, Luis de Guindos, calificó de "muy graves" los hechos expuestos por Vidal al tiempo que mostraba su confianza en que nadie esté haciendo uso de datos fiscales con vistas a conseguir objetivos políticos. Socialistas y Ciudadanos coincidieron en exigir a Puigdemont que ofrezca explicaciones en el parlamento. Entre los desmentidos a Vidal, el exsecretario general del PSOE Pedro Sánchez negó haber mantenido una reunión "ultrasecreta" con él y otros miembros de ERC en la que se habría comprometido a no aplicar la Constitución y a pactar un referéndum en Cataluña si los republicanos apoyaban su investidura.

Robert Masih i Nahar, originario de la India y vicepresidente la Federación Catalana de Críquet será el sustituto de Santiago Vidal en el Senado.