Las dos principales corrientes de Podemos siguieron ayer poniendo de relieve las escasas posibilidades de que lleguen con un acuerdo a la asamblea ciudadana estatal que la formación morada celebrará en febrero. De hecho, una figura relevante de la línea de Pablo Iglesias, Irene Montero, aseguró en Pamplona que en caso de que no se logre "un acuerdo de mínimos, no hay que dramatizar, porque decidirá la gente".

Desde las filas del secretario general, el cofundador de Podemos Juan Carlos Monedero retó al número dos del partido morado, Íñigo Errejón, a "atreverse" a presentar su candidatura a la Secretaría General si realmente "tiene un proyecto diferente".

Para Monedero, "el documento que presentan (a la asamblea ciudadana) Errejón y Tania Sánchez busca el debilitamiento del secretario general y el refuerzo de la Secretaría Política. De acuerdo con ese documento, Iglesias no se podría presentar a las siguientes elecciones ni realizar consultas a las bases, sería un secretario general enjaulado", agregó Monedero.

Bipartidismo

"Cuando fundamos Podemos hace tres años nos guiaba la voluntad de superar el bipartidismo", dijo el cofundador de la formación. "Teníamos pequeñas diferencias que por las urgencias electorales no discutíamos, y al final las caries que no te curas te hacen perder la muela", añadió.

A su juicio, la "candidatura de Íñigo Errejón, Tania Sánchez y Sergio Pascual plantea revertir discusiones internas que ya solventaron las bases votando". Para Monedero, "la gran diferencia está en querer ganar solvencia simplemente estando en las instituciones o siendo útil. Iglesias quiere ser útil en el Parlamento y al mismo tiempo en la calle apoyando a los trabajadores o a quienes le cortan la luz, que es la base para exigir en el Parlamento que comparezca Isidro Fainé", apuntó en referencia al presidente de Gas Natural y expresidente de la Caixa.

Según Monedero, las dos grandes discusiones que ha tenido Podemos se solventaron preguntando a las bases. "Una fue la construcción de una unidad amplia para que no se vuelva a repetir que con un 30% de los votos Rajoy pueda tener mayoría. Ahí decidimos construir la unidad con IU y otras fuerzas, que no la fusión". "El segundo elemento fue no darle un cheque en blanco al PSOE con un programa de Ciudadanos. Hubo quienes pensaron", dijo en alusión a Errejón, "que había que posibilitar ese Gobierno, pero las bases dijeron que no", recordó. En todo caso, para Monedero, tras leer los documentos que presenta Errejón a la asamblea ciudadana, está claro que "no hay voluntad de acuerdo".

Por su parte, Errejón aseguró en unas declaraciones televisivas que tiene "asumido" que es posible que no siga al frente de la secretaría política de Podemos ni de la portavocía en el Congreso si la propuesta de Iglesias gana "de manera abrumadora" en el congreso de febrero.

Si al finalizar el proceso vence la candidatura de Iglesias, Errejón cree que hay gente que defenderá que otra persona "puede hacerlo mejor" al frente de los cargos que él desempeña actualmente: "Me consta que eso puede ser así", explicó, recordando los "toques de atención" que ya le ha dado gente cercana a Pablo Iglesias, como ya sucedió en la campaña navideña de Twitter Íñigo así no.