El juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco acordó el sobreseimiento provisional y archivo de la investigación contra el director de La Razón, Francisco Marhuenda, y el presidente del mismo diario, Mauricio Casals, por coacciones a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes.

En un auto, el juez decide levantar su imputación a raíz de las declaraciones la semana pasada de los dos implicados, Cifuentes, la jefa de Gabinete de ésta, Marisa González, y Edmundo Rodríguez, consejero de La Razón y presidente de Inassa, empresa filial del Canal de Isabel II. Según destaca el juez, la propia Cifuentes, que declaró como testigo el mismo día en que se destapó la operación Lezo, "no se sintió" presionada por Marhuenda o Casals para no denunciar las irregularidades en el Canal de Isabel II.

El juez acordó la imputación de los directivos de La Razón a raíz de conversaciones pinchadas con Rodríguez, en prisión incondicional por el caso Lezo, donde le aseguraron que las irregularidades no saldrían a la luz. Según el juez, estas son en cambio las palabras de "dos amigos que tratan, mediante mentiras piadosas y paliativas", tranquilizar a Rodríguez sobre su implicación. De hecho, Cifuentes, que declaró por escrito, afirmó que "en ningún caso" Marhuenda y Casals habrían conseguido que ella dejara de denunciar al presidente de Inassa.