La magistrada conservadora Concepción Espejel fue elegida ayer nueva presidenta de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional por el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). En 2015 Espejel fue apartada del tribunal que juzga la primera etapa del caso Gürtel -para formar parte del cual había sido propuesta- tras ser recusada por las acusaciones populares, que alegaron que su afinidad ideológica con el PP comprometía su imparcialidad.

Entonces fue recusado asimismo el magistrado conservador Enrique López, que la semana pasada también ascendió: formará parte de la sala de Apelaciones de la Audiencia Nacional, de nueva creación, a la que también se incorporará el juez Eloy Velasco, hasta ayer instructor de los casos Lezo y Púnica.

Espejel obtuvo 11 votos, frente a los 8 de Manuela Fernández Prado; Fermín Echarri y Carmen Lamela cosecharon un solo apoyo cada uno. La juez, que fue apartada del tribunal del caso Gürtel en una votación muy ajustada (10 contra 8) del pleno de los magistrados de lo Penal, será ahora la presidenta de esos mismos jueces.

El puesto de presidente de la Sala de lo Penal de la Audiencia tiene carácter gubernativo pero también jurisdiccional, es decir, quien lo ocupa organiza dicha sala en términos administrativos, pero también tiene poder para presidir el tribunal de cualquier juicio que se celebre en su jurisdicción; así, los de Bárcenas, Lezo y Púnica.