El Gobierno catalán presentó ayer una denuncia contra los agentes de la Guardia Civil que interrogaron a altos cargos sobre los trámites de la consulta soberanista. Los interrogatorios son "una vulneración de derechos fundamentales", según el portavoz del Govern, Jordi Turull.