18 de agosto de 2017
18.08.2017
Rubén Fernández

"Me libré por 10 minutos; iba hacia el lugar del atentado"

El estudiante de Óptica se dirigía a la plaza de Cataluña a hacer unos recados cuando sucedió la tragedia

18.08.2017 | 03:14
El gallego Rubén Fernández Fernández. | l. o.

Rubén Fernández cogió el metro en diagonal, en línea verde, como cualquier otro día hacia plaza Catalunya, esta vez para hacer unos recados. Poco antes de llegar a su destino, el metro se paró. En aquel momento, el estudiante pensó que llegaría tarde por una avería. El metro volvió a encenderse, y una voz anunció por megafonía: "Señores pasajeros, este tren no parará en plaza Catalunya", todas esas paradas que inundan las Ramblas de Barcelona. Tras escuchar esta información, el ourensano decidió dirigirse a su casa, dos paradas más allá, en Poble Sec. "Realmente el atentado no me pilló por eso, porque dije bueno, pues me paso primero por casa", señala Rubén.

Las sospechas comenzaron cuando el tren volvió a arrancar y pasó por aquellas paradas por las que primero anunció que no pararía. "En ese momento me di cuenta de que pasaba algo raro, porque las paradas estaban desiertas, a excepción de todos los policías que andaban por allí", relata el ourensano. "La gente empezó a sospechar y a murmurar. Fue ahí cuando la gente se empezó a asustar porque empezó a ver las noticias en el móvil", indica Rubén. El metro se detuvo en Paral·lel, la siguiente parada permitida en el itinerario. "Yo me bajé en Poble Sec, a 15 minutos del lugar del atentado y a diez de La Rambla de Barcelona. Al bajar, mis amigos me contaron todo lo que había pasado por WhatsApp. No me lo podía creer", señala. "Me libré por diez minutos. Si hubiera cogido el anterior metro me hubiera bajado en plaza Catalunya. Habría visto el atentado, o me hubiera tocado a mí", resalta.

Una vez que estaba en casa, Rubén se enteró de lo que había sucedido. "En aquel momento estaba nervioso por el susto que me llevé. Solo pensaba en que yo, de no haberme retrasado, hubiera ido a aquella plaza", relata. Algunos de los amigos de Rubén estaban cerca de plaza Catalunya en el momento de la tragedia. Una de sus mejores amigas trabaja en La Rambla. "Ella fue quien nos iba informando de todo", indica el ourensano. "Pensaban que se trataba de un tiroteo, porque escucharon muchos gritos", explica, y añade que los Mossos D´Esquadra "les ordenaron encerrarse en las tiendas más cercanas". "Me dijeron que incluso había un hombre que estaba en shock. Iba acompañado de una niña pequeña, y no paraba de chillar que su hija pequeña había presenciado el asesinato de varias personas", concluye Rubén.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 
Enlaces recomendados: Premios Cine